La opinión pública como método para transformar el ego

La naturaleza humana sobrevivirá cualquier régimen o experimento que la contradiga. En una guerra contra el ego, estamos condenados a fracasar desde el principio, por lo que para evitar los errores del pasado, tomemos un enfoque diferente y aprendamos a usar el ego para nuestro beneficio.

En la década de 1950, la ahora icónica serie Asch de experimentos demostró que la opinión publica es de primordial importancia para un individuo. Aplicando este principio a la sociedad en general, queda claro que el objetivo “ser-todo termina-todo” de todas las actividades humanas es el estatus social.

http://www.dreamstime.com/stock-photography-isolated-diversity-tree-hands-image25541492

http://www.dreamstime.com/stock-photography-isolated-diversity-tree-hands-image25541492

Trabajamos como esclavos para obtener una casa más grande, un automóvil más nuevo, o una cuenta bancaria más grande sólo porque la sociedad establece que estas cosas son valiosas. En esencia, aunque no sean el objetivo, son el medio para alcanzarlo: obtener un estatus social más alto. Si viviéramos en una cultura en la que la excelencia académica fuera el pináculo de prestigio, nos veríamos obligados por la sociedad misma a esforzarnos para lograr estos estándares de educación, prestando poca o ninguna atención a los bienes materiales.

Ahora imaginen que de pronto se apagara la motivación por ser venerados por nuestra capacidad para acumular ceros virtuales en el banco, pasar por quien sea para acumular dinero, manipular la bolsa de valores o la economía. No existiría ningún placer en estos logros, y no tendríamos fuerzas para ir tras de ellos. Y si dichas cosas fueran en realidad despreciadas o ridiculizadas, con mucho gusto y rapidez renunciaríamos a ellas.

Se deduce que cambiando los valores en la sociedad, incluso de forma artificial, el juego entero se transforma. Si nuestros hijos, amigos y vecinos nos respetaran y admiraran por nuestras contribuciones a la sociedad, y despreciaran la persecución de intereses personales, el mismo ego indomable que hoy esta amenazando al mundo sería canalizado hacia el beneficio colectivo y el bien común.

La clave de dicha transformación es la opinión pública. Somos nosotros. Si construimos un ambiente con ejemplos abundantes de altruismo y colaboración en pro de la sociedad, la ecología y sobre todo de la educación, finalmente comenzaremos a utilizar la naturaleza humana correctamente. No sólo es la única manera de sobrevivir en este nuevo mundo integrado, sino  también comenzaríamos a tocar el verdadero potencial ilimitado inherente a la humanidad.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *