El uso de las palabras

Las palabras malévolas provocadas por el enojo, la envidia, la venganza, son como flechas, como carbones ardientes. Disparadas como flechas pueden provocar una catástrofe en la vida de otra persona incluso si se encuentra lejos. Continúan con su efecto devastador mucho tiempo después de haber sido proferidas.

Las palabras pueden matar y hasta desencadenar una serie de eventos que afecten a la víctima; pueden regresar como un boomerang para perseguir a quien las dijo;  pueden derivar en acciones terribles. 

El poder de la palabra es muy profundo porque si bien es posible que nunca se traduzcan en acciones específicas pero en la mente del ser humano permanecen como una realidad tan concreta como en el mundo físico, causando un daño perdurable.

La misma verdad se aplica a una palabra bondadosa, de empatía, de apoyo, de aprobación.  El solo decirla tiene un efecto positivo en quien la dice, en quien la recibe y por ende en todo el entorno

700-03456360 © Jean-Christophe Riou Model Release: No Property Release: No Magnifying Glass Englarging Jumbled Letters

700-03456360
© Jean-Christophe Riou
Model Release: No
Property Release: No
Magnifying Glass Englarging Jumbled Letters

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *