¿Cómo estaremos sanos?

La alimentación de todos los seres vivos del planeta debe planearse de una manera integral pensando en que todos deben recibir la nutrición que preserve la salud y la vida:   tesoros valiosos que pasan antes que intereses económicos y sociales

sanos

Entra en una habitación con científicos de alimentos, dietistas y políticos discutiendo 571 páginas de reglas alimentarias, durante algunas horas y, puedes estar seguro de que conocerás muchas opiniones.

Recientemente, la sede de National Geographic en Washington, DC, en conjunto con la Universidad Estatal de Ohio, fueron el escenario de la reunión sobre las Guías Alimentarias para los Estadounidenses, donde se debatieron las directrices que el gobierno estadounidense utilizará para establecer políticas y educar a la población durante los próximos cinco años.

Las pautas influirán en todo lo relacionado con la alimentación, desde el almuerzo escolar hasta las comidas en las prisiones, los beneficios de los cupones para alimentos y los folletos que los médicos entregan a sus pacientes con información sobre cómo perder peso.

Así, el debate de 2015 es sobresaliente, particularmente en cuanto a las recomendaciones que se proponen para limitar el consumo de carne roja, y para dar un giro hacia una dieta ecológica, sostenible, basada en vegetales.

Se espera que las directrices del gobierno estén listas hacia el fin de año. Mientras tanto, vayamos masticando las 10 ideas más impactantes surgidas en el reciente evento, resumidas:

1. Lucille Adams-Campbell, directora asociada de la investigación sobre la salud de las minorías y las disparidades en salud, de la Universidad de Georgetown: El mito más grande es que las poblaciones de bajos ingresos no se preocupan por su propia salud y bienestar.

2. Ginny Ehrlich, directora de la Fundación Robert Wood Johnson: Tiendas de comestibles de colaboración abierta. Cuando las tiendas de alimentos digan que el apio, por ejemplo, no se está vendiendo, que pidan a la comunidad ayuda para construir y diseñar establecimientos para comercializarlo, y que sean las personas quienes digan cuáles frutas y verduras comprarán.

3. Benard Dreyer, presidente electo de la Asociación Americana de Pediatría: La obesidad es un trastorno del desarrollo de la infancia. Los problemas alimenticios de los niños se arrastran hasta la edad adulta y, ya que la obesidad y la inseguridad alimentaria son problemas directamente vinculados, tenemos que encontrar la manera de ayudar a las familias a elegir frutas y verduras más que comida rápida barata.

4. Anna Maria Siega-Riz, Escuela Gillings de Salud Pública Global de la Universidad de Carolina del Norte en Ehrlich: Sabemos qué programas van a ayudar a la gente a mejorar su dieta y salud; sabemos lo que funciona. El verdadero problema es encontrar la manera de llevar estos programas a la población. 

5. Leslie Lytle, jefa de Comportamiento de la Salud en la Escuela Gillings de Salud Pública Global, UNC: Las conexiones sociales son esenciales. Las conexiones sociales son lo mejor para traducir las directrices dietéticas —un vecino de confianza, o un amigo, o una sobrina puede enseñar a alguien a preparar frutas y verduras que no conoce.

6. Lytle: Hay muchos paralelismos entre la comida y el tabaco. El tabaco realmente se vino abajo cuando el gobierno dejó de subsidiarlo. No sé cómo empezar la lucha contra la obesidad y la política alimentaria hasta que las compañías puedan hacer dinero vendiendo alimentos saludables. Lo que muchas personas anhelan al comer o fumar es tranquilizarse. Pero recuperar la calma antes de comer, más que al comer, ayuda a tomar mejores decisiones en materia de alimentación.

7. Dennis Dimick, editor ejecutivo de National Geographic: El 70% de los estadounidenses atiende las actuales guías dietéticas sólo siete días al año.

8. Hank Cardello, director de la Iniciativa para las Soluciones de Obesidad del Instituto Hudson: Los negocios de comida pondrían a la venta productos 100% saludables todo el día, si pudieran venderlos. Y necesitamos los productos porque somos una nación que ya no cocina.

9. Debra Eschmeyer, directora ejecutiva del Movimiento ¡Vamos!: ¿Cómo podríamos poner al alcance de la población programas como el SNAP (Supplemental Food Assistance Program) y el WIC (Special Supplemental Nutrition Program for Women, Infants and Children) para que las personas puedan acceder a sus beneficios más eficientemente? Estamos a punto de poder ofrecer esos programas de una manera transformadora. Chipotle está repartiendo burritos; así que convoquemos a los mejores y más brillantes de la industria de la tecnología para la entrega de alimentos.

10. Jeff Lenard, de la Asociación Nacional de Tiendas de Conveniencia: Tenemos 154,000 tiendas de conveniencia en Estados Unidos, la mayoría de las cuales se surten una vez por semana, lo cual hace muy difícil vender alimentos frescos. Muchas tiendas de conveniencia compran los productos en supermercados como Wal-Mart, y los etiquetan para revenderlos, por lo que se encarecen. Y hay que recordar, para muchas personas, el plato de la cena no es un plato —es una taza.

Fuente: National Geographic

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *