La madre

 

¿Cómo lograr que todas las madres del mundo, la mayoría de la cuales están agobiadas bajo el peso de los problemas económicos, sociales,  de trabajo, de relaciones de pareja, puedan alcanzar el equilibrio personal que les permita con pleno conocimiento de causa formar a sus hijos como seres humanos? Antes que nada, todos y cada uno de los miembros de la sociedad debe tomar consciencia que es responsable del bienestar hasta del más pequeño de los miembros de la sociedad.  Si acaso esto nos parece irreal e inalcanzable es tan solo porque hacer a un lado nuestra comodidad nos parece impensable. ¿Por qué no considerar esta propuesta, estudiar la garantía mutua? Solo se requiere que pensemos en las necesidades de los demás y las examinemos.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *