Día Internacional sin tabaco

El tabaco es un producto de la agricultura originario de América y procesado a partir de las hojas de Nicotiana tabacum. Se consume de varias formas, siendo la principal por combustión produciendo humo. Su particular contenido en nicotina lo hace muy adictivo. Para algunos autores, la nicotina crea dependencia, como suele afirmarse. Se comercializa legalmente en todo el mundo, aunque en muchos países tiene numerosas restricciones de consumo, por sus efectos adversos para la salud pública.

La planta del tabaco es originaria de América y era utilizada ya fuera como ritual para alguna guerra, como analgésico, medicamento o en rituales religiosos; fue con la llegada de Colón que los europeos supieron de su existencia, Hernández de Boncalo, cronista e historiador de las Indias, fue quien llevó las primeras semillas de tabaco que llegaron a Europa en 1559. Estas semillas fueron plantadas en tierras situadas alrededor de Toledo, en una zona llamada los Cigarrales porque solían ser invadidas por plagas de cigarras. Allí se inició el cultivo de tabaco en Europa y, por este motivo, algunos historiadores sostienen que el nombre de cigarro proviene de esta circunstancia.

La adicción al tabaco es una epidemia global que está devastando a los países y regiones que tienen mayores dificultades en hacer frente a la mortalidad, morbilidad, discapacidad y falta de productividad ocasionadas por ella. Esta epidemia sigue un curso que ha sido documentado país tras país, impulsado por una industria que antepone los beneficios a la vida; su propio crecimiento sobre la salud de las generaciones futuras; su propia ganancia económica sobre el desarrollo sostenible de países que luchan por salir adelante.

Se estima que actualmente existen en el mundo 1.300 millones de fumadores. El número de víctimas mortales que se cobra el consumo de tabaco es ahora de 5 millones al año; de proseguir la pauta actual de consumo, esta mortalidad podrá llegar a duplicarse, pudiendo casi alcanzar los 10 millones para el año 2020. La mayor carga de mortalidad y enfermedad está desviándose con rapidez hacia los países en vías de desarrollo. Aproximadamente la mitad de los fumadores de cigarrillos que mantienen su dependencia mueren prematuramente debido al consumo de tabaco.

El consumo de tabaco sigue siendo la principal causa de muerte evitable en el mundo y de un gran abanico de problemas de salud ampliamente contrastados. Sin embargo, la lista de afecciones que causa el consumo de tabaco ha aumentado. Actualmente se sabe que el tabaco contribuye a enfermedades como cataratas, neumonía, leucemia mieloide aguda, aneurisma de la aorta abdominal, cáncer de estómago, cáncer de páncreas, cáncer de útero, cáncer de riñón, periodontitis y otras enfermedades. Estas dolencias se unen a la conocida lista de enfermedades relacionadas con el tabaco, que incluyen los cáncer de pulmón, vesícula, esófago, laringe, boca y garganta; bronconeumopatía crónica, enfisema y bronquitis; apoplejía, ataques cardiacos y otras enfermedades cardiovasculares. De hecho, hoy sabemos que el tabaco produce el 90% de todos los cánceres de pulmón.

Asimismo, el tabaco deteriora severamente el sistema reproductivo, contribuyendo a abortos, partos prematuros, bajo peso al nacer, muerte súbita del lactante y a enfermedades pediátricas, como los trastornos de déficit de atención con hiperactividad III. Los niños nacidos de madres fumadoras pesan una media de 200 gramos menos que aquellos nacidos de madres no fumadoras.

No obstante, aquellos que consumen tabaco no son los únicos expuestos a sus efectos negativos. Millones de personas, incluida la mitad de los niños del mundo, están expuestos al humo ambiental del tabaco, conocido asimismo como tabaquismo pasivo. Existen pruebas científicas concluyentes que asocian el tabaquismo pasivo a un incremento del riesgo de enfermedades cardiovasculares, cáncer de pulmón, asma y otras dolencias respiratorias en los adultos, y de asma y otras enfermedades respiratorias, infección de oído y muerte súbita del lactante en los niños, por nombrar tan sólo algunos efectos perjudiciales del tabaquismo pasivo.(http://www.who.int/es/)

Pero, por qué es tan nocivo el cigarro? Aquí la tabla de componentes que nos da la OMS

  

Como podemos ver aquí existen sustancias componentes del cigarro que son altamente cancerígenas; no es de extrañar que el cáncer como enfermedad haya crecido de una manera exponencial, sobre todo en adolescentes pues aunque existen medidas restrictivas en cada país esto no ha logrado parar el consumo. También lo vemos de manera alarmante en las amas de casa y en niveles socioeconómicos medio como indica la siguiente tabla

 

(http://www.medigraphic.com/)

Como hemos podido ver el tabaquismo es un mal que está creciendo de una forma desmedida y que sus consecuencias son devastadoras para las personas que lo consumen y para los que son fumadores pasivos. ¿Qué lleva a las personas a querer dañarse de esta manera? Podemos señalar muchos factores, como serían los medios masivos de comunicación, que lo promueven pero también los hijos de fumadores serán fumadores ya que el ejemplo es básico para todo desarrollo del individuo.

Al preguntar a varios especialistas si habría alguna manera de superar esta adicción ellos respondieron que solo con la voluntad personal. Una persona nos dice, “Mi padre fumó por más de 40 años y un día simplemente dijo que no lo haría más porque sus hijos aún estaban pequeños, pensó que necesitaban de él y quería lo mejor para ellos”. Esa es la clave, cuando pensamos en los demás, cuando anteponemos sus intereses a los nuestros tenemos el poder de sobreponernos incluso a las adicciones.

Necesito de Todos, Necesito de Ti

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *