Cápsulas de educación: el diálogo

Para construir hombres y mujeres capaces de dialogar, los adultos responsables deben considerar esta tarea como una de sus misiones más importantes.  Una familia (sea cuál sea su modalidad o estructura) no funcionan de forma automática. Cuando se cree que es así su existencia está en riesgo. El lazo consanguíneo no garantiza el feliz desarrollo del núcleo que ustedes conforman. Para consolidarlo se requiere pensar, rectificar, comprender, y el mejor vehículo para lograrlo es el intercambio de sentimientos, sensaciones, planes, anhelos y temores que sólo es posible si se habla y escucha continuamente y se invita a los demás miembros a que lo hagan. Dialoguen entre ustedes, los adultos, y con los chicos de la casa. Apliquen, en ese proceso, atributos y valores: el diálogo debe ser humilde, paciente, comprensivo con el interlocutor, afectuoso, oportuno, constante y renovado. Descubrirán que, en buena medida, las palabras infunden vida a una relación.

“La niñez es la etapa en que todos los hombres son creadores.” Juana de Ibarbourou (1892-1979)

dialogo

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *