Un hijo, regalo de vida

¿Existe mayor alegría que la de unos padres cuando nace su hijo? Los hijos despiertan nuestros mejores sentimientos, y siempre estamos pendientes de evitarles dolor. El amor de los padres es el más desinteresado. Es nuestra responsabilidad crear para nuestros hijos un hogar sereno, estable, en un ambiente de comprensión para que ellos se puedan desarrollar correctamente. Necesitamos enseñarles a ser parte de un todo, a mirar a los demás como parte de ellos mismos, con el mismo respeto y cuidado con que se miran a ellos mismos, pues solo siendo integrales podemos alcanzar ese desarrollo armónico que tanto anhelamos. Vale la pena, ¿No lo crees?

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. GUILLERMO dice:

    LA VIDA, ES VIDA QUE DA VIDA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *