Redescubriendo la gelatina

Aunque la gelatina no es la mejor representación del postre de nuestros sueños, parece ser que ha llegado la hora de reconsiderar los beneficios de este alimento. Desde atletas hasta pacientes con artrosis, en la actualidad son cada vez más las personas que consumen gelatina para aliviar el dolor de las articulaciones, acelerar el proceso de curación de una lesión, mejorar la calidad del sueño, estimular el proceso digestivo, entre otras cosas. Pero… ¿Podría este producto obtenido a partir del colágeno del tejido conectivo animal ser tan beneficioso para la salud? La nutricionista holística Laura Schoenfeld nos dará las respuestas…

mtodos-de-recubrimiento

¿Qué es la gelatina y de dónde proviene?
La gelatina proviene del colágeno de articulaciones, tendones y tejidos conectivos de vacas, cerdos y, en algunos casos, pescados. En la fabricación, dicho colágeno es secado y molido hasta obtener un polvo. En el mercado existen dos principales tipos de gelatinas: la común y la gelatina de colágeno hidrolizado. Mientras el primer tipo posee proteínas complejas y se transforma en una especie de gel cuando es incorporado a algún tipo de líquido, el segundo es desintegrado en aminoácidos individuales y no puede convertirse en gel, por lo que es utilizada con frecuencia en tragos y licuados. 
 
Los beneficios para la salud de ambos tipos son los mismos, por lo que la elección es solo una cuestión de preferencia. Aunque en la actualidad también es posible encontrar versiones en cápsulas, éstas suelen ser más costosas que las versiones comestibles.
Cortesía:  Todomail 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *