Las nuevas compradoras reciclan, ahorran y cuidan el medio ambiente

Consumo sostenible. Estas dos palabras son claves.  Queda olvidado el desenfreno consumista, el endeudamiento de las tarjetas de crédito, el desequilibrio de la economía familiar y la consiguiente acumulación de basura en el mundo que no podemos reciclar:  ni la basura y por consiguiente ni nuestro mundo

compradoras

Una mujer llama a sus amigas para avisarles que hay una oferta, hace reventar la tarjeta de crédito del marido, y sale del centro comercial con bolsas llenas de compras. Este es el estereotipo de mujer al que desde siempre nos han expuesto la publicidad en Brasil y el resto de América Latina.

Sin embargo, hay cada vez más conciencia de lo dañino de este prejuicio y cada vez son más los que buscan darle un lugar a la mujer en una filosofía de consumo totalmente diferente: sin excesos ni residuos, que privilegia el cuidado de los recursos naturales, y que da preferencia a los productos duraderos y reciclables. Es lo que se conoce como consumo responsable.

Garantizar patrones sustentables de producción y compra es, de hecho, uno de los Objetivos del Desarrollo Sustentable, que serán adoptados por los países miembros de Naciones Unidas en septiembre de este año, y que extienden el alcance de los Objetivos del Milenio de los últimos 15 años.

¿Por qué es importante la participación de las mujeres? Porque ellas, con un poder adquisitivo total estimado en 28 billones de dólares, representan aproximadamente el 70% de las decisiones de compra a nivel mundial. Los datos provienen del Boston Consulting Group y de publicaciones como la revista Harvard Business Review.

“Las mujeres deciden sobre las compras del hogar, las vacaciones, la tecnología, las actividades educativas, entonces, si no participan, se vuelve mucho más difícil promover un cambio”, dijo Samyra Crespo, de la red Mujeres Líderes por la Sostenibilidad.

Los Objetivos del Desarrollo Sustentable “no dejan a nadie afuera, sean países ricos o países pobres. Todo y todos tendrán que cambiar, incluido el sector privado, que necesitará nuevos modelos de producción y consumo. Nosotras, las mujeres podemos trabajar en eso”, añadió la representante del Programa de las Naciones Unidas (UNEP) en Brasil, Denise Hamú.

El poder de los pequeños gestos

La Red de Mujeres, compuesta por 232 empresarias, altas ejecutivas, autoridades e investigadoras de todo Brasil, tiene claro su propósito: que las brasileñas sean portavoces del consumo sustentable en todo el mundo en desarrollo.

Samyra recuerda que hace cuatro años, se puso en marcha un plan nacional para estimular la producción y el consumo sostenibles, y que las mujeres fueron las primeras en adoptar estas dos grandes iniciativas.

La primera fue una campaña que redujo en 5.000 millones la cantidad de bolsas plásticas utilizadas anualmente en Brasil. De hecho, el número no fue mayor debido a decisiones judiciales contra la prohibición de la entrega gratuita de bolsas de plástico, según el Ministerio de Medio Ambiente.

La otra, una serie de estudios y campañas en curso para fomentar la fabricación de productos de limpieza concentrados y para promover el uso correcto de los jabones, detergentes, suavizantes de ropa y otros artículos de limpieza.

“No todo el mundo lee cuidadosamente la etiqueta o usa la tapa para medir la dosis exacta de detergente, por ejemplo. Se trata de medidas sencillas que ayudan a ahorrar agua, energía, dinero, embalaje, combustible, etc.”, enumera la presidente ejecutiva de la Asociación Brasileña de Limpieza y Productos Afines (ABIPLA), María Eugenia Saldanha.

¿Consumo sustentable? Ni idea

Además, insiste Saldanha, el 40% de los productos podrían ser “concentrables”, lo que también evita el desperdicio de agua, genera menos residuos y reduce las emisiones de CO2. “En 2009, Europa redujo 19.000 viajes mensuales de camiones, 5.000 toneladas de envases, 30.000 toneladas de productos químicos sólo con este cambio. ¿Se imagina hacerlo en Brasil?”.

La ejecutiva señala que aún hay que promover cambios más intensos en los patrones de producción y de compra. Recomienda incluir otros tipos de industria —además de las que se consideran típicamente femeninas— y concientizar más profundamente el consumidor.

La encuesta “¿Qué piensan los brasileños del medio ambiente y el consumo sostenible?”, hecha por el Ministerio de Medio Ambiente, reveló que 100 millones de personas mejoraron su poder de consumo en los últimos años.

La pesquisa también reveló que dos de cada tres brasileños desconocen lo que es el consumo sostenible; 62% leen la etiqueta de los productos, pero sólo 2% está interesado en saber si el producto es reciclable o no; y el 18% descarta ordenadores, portátiles y otrosdispositivos tecnológicos en la basura.

Ellas prefieren reciclar

Estudios en países como Suecia, Japón y Estados Unidos revelan que las mujeres dedican más tiempo a investigar estilos de vida sostenible y alternativas al automóvil; están más dispuestas a pagar más por productos reciclables y orgánicos, y reutilizan más los desperdicios que los hombres.

Específicamente en los Estados Unidos, una encuesta hecha en 2014reveló que el 50% de las encuestadas compran alimentos orgánicos y locales con el fin de preservar el medio ambiente. Sólo el 36% de los hombres han elegido la misma respuesta. Ellas también están más dispuestas a comer menos variedad para favorecer ingredientes locales.

Brasil todavía no tiene datos específicos, pero el objetivo de la Red de Mujeres y otros grupos de defensa del consumo sostenible es, precisamente, que el país se convierte en una referencia en América Latina y en el mundo en desarrollo.

“Promover el consumo sostenible es esencial en un país que tiene tantos recursos naturales y que, al mismo tiempo, vio a su clase media crecer y comprar más en los últimos años”, dijo Adriana Moreira, experta en medio del ambiente del Banco Mundial.

Solo falta saber si esta consumidora consciente, que recicla, ahorra energía, cuida el ambiente y compra productos locales tendrá alguna cabida en los estereotipos de las agencias de publicidad.

Fuente: El Pais

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *