Los beneficios de compartir la mesa familiar

Comer en familia es uno de los hábitos más saludables. Y la Argentina ostenta el privilegio de ser uno de los países donde este hábito está más presente. Según relevamientos internacionales, los argentinos preparan comida casera más de seis veces por semana -aún en pleno auge del delivery- y disfrutan al menos una comida del día alrededor de la mesa hogareña.

Mesa-familiar

Entre los beneficios de compartir la mesa familiar, los expertos aseguran que:

* se reduce la dependencia de alimentos menos sanos,

* se promueve un mayor consumo de frutas y verduras,

* se mejora el vocabulario de los niños y su rendimiento en la escuela,

* se previenen futuras conductas de riesgo en adolescentes y

* se reducen las tensiones y el estrés ocasionados por las rutinas laborales y las tareas del hogar.

En resumen, la comida en familia contribuye a forjar relaciones, a aprender valores y a reforzar conductas para una mejor calidad de vida.

En la línea de maximizar el tiempo que dedicamos a nuestra familia y consolidar nuestras relaciones afectivas, acompañar el crecimiento de nuestros hijos, incorporar otras prácticas saludables y estimular nuestra propia realización personal, la industria gastronómica avanza con innovaciones que nos permiten preparar en menos tiempo y con menos esfuerzo una comida completa, deliciosa y nutritiva.

Las bolsas para horno resultan ideales para preparar carne vacuna, cerdo, pollo o pescado. El proceso de horneado en la bolsa mantiene los jugos y aceites esenciales que dan una textura más suave y un sabor más delicioso, además de no dejar en la fuente esa costra característica del horneado tradicional, que es tan difícil de limpiar. Estudios demostraron que el saborizador incluido en el producto deja los platos como si hubieran sido marinados durante dos horas.

Fuente: El Clarin

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *