El ego amenazado

Nuestros rasgos de personalidad más negativos son el orgullo, la obstinación y el enojo.  Todos derivan de la suposición de que nuestro ego se encuentra amenazado.  Reaccionamos así debida a la ilusión de proteger así nuestro ‘yo’  Por ejemplo,  cuando pensamos “¿Cómo pudieron hacerme esto?” de inmediato sentimos enojo, porque constantemente sentimos que nuestra “persona”, nuestra integridad, está en peligro.  Nada más falso.  Para conquistar todas estas emociones tan negativas es necesario sobreponernos a la engañosa percepción del ego, que proviene de la ilusoria amenaza a nuestra supervivencia en cualquier área de la vida

no sentir amenaza

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *