¿Cómo actuar ante un incendio en nuestra vivienda?

¿Sabías que en el año 2012 hubo un muerto cada dos días en España por culpa de un incendio? En 2013, hubo casi uno cada tres días. Los mayores de 65 años suponen más de la mitad de los muertos en incendios (52% en 2012 y 55% en 2013) y las principales causas son los aparatos productores de calor, la electricidad y el hábito de fumar, siempre coincidiendo con la estación invernal. Estas son solo algunas de las conclusiones del último «Estudio de Víctimas de Incendios en España 2012-2013», realizado por la Fundación Mapfre y la Asociación Profesional de Técnicos de Bomberos (APTB).

incendio_vivienda

Ante estas cifras, y la falta de detectores de incendios en los hogares españoles, resulta fundamental saber cómo actuar cuando se generafuego en el salón o la cocina de nuestra casa, por ejemplo.

Lo primero y más importante, «no hay que hacerse el valiente», indicaCarlos Novillo, Oficial Jefe del Servicio de Bomberos y Protección Civil del Ayuntamiento de Alcorcón y Presidente de la APTB. «En principio, ante un conato, si no hay gran cantidad de humo y aún podemos respirar, lo que tenemos que hacer es ir al descansillo a por el extintor que, por ley, tienen todas las viviendas», explica Novillo. «Así, podremos acometer la extinción cerrando la puerta de la sala en la que se ha producido el conato», explica. Inmediatamente después, hay que llamar al 112.

Sin embargo, hay veces que los propietarios de la vivienda ya no pueden hacer nada. Es, entonces, cuando se debe actuar de otra manera.

«En ese caso, tenemos que intentar salir de la vivienda cerrando todas las puertas para confinar el incendio. De esta manera,estaremos quitándole oxígeno para que no progrese», indica el bombero de Alcorcón. Una vez fuera de nuestra vivienda, no cojas el ascensor: baja por las escaleras o escaleras de incendios para salir a la calle. Y, las puertas corta-fuegos que dejes tras de ti, ciérralas siempre.

Pero, si nos vemos acorralados por las llamas, debemos seguir otras instrucciones. «Si el fuego no nos deja salir, tenemos que irnos a la habitación más alejada. Allí, cerramos la puerta, abrimos ventana y pedimos auxilio», explica Novillo.

«Si la vivienda está inundada de humo -continúa- lo mejor es reptar. El humo siempre nos va a dejar una zona de aire limpio para poder movernos en la parte baja de la estancia». De hecho, esta última opción es lo más conveniente pese a lo que vemos en las películas, en las que los actores andan a lo largo de la vivienda con una toalla mojada sobre la nariz y la boca. «Ni vamos a ver, ni nada de nada», puntualiza Novillo.

Ante un incendio en casa:

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *