Muros

Se han creado muros por política o ideología. Muchos han sido muy mencionados, pero los más grandes y poderosos nos dividen aún más y en silencio. Las organizaciones internacionales prohíben estos hechos, sin embargo los poderes nacionales han hecho caso omiso y la democracia mundial sólo se relega a la obediencia… ¿Hasta cuándo? Los muros dividen lo que nuestro corazón implora por unir y hacer libre: EL AMOR MUTUO.

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Abelardo Vela dice:

    Es muy compleja la naturaleza humana, se puede pensar que incomprensible, sin embargo, si observamos a nuestra propia naturaleza, podemos pensar que estamos bien y los demás no, pero ¿quién está bien? y ¿con respecto a quién?, no podemos suponer que estamos bien y los de más no si cada uno de nosotros piensa eso. Por ello, cuando se dan las tan llamadas injusticias, este es el momento para reflexionar, y pensar que si suponemos que el agresor está mal, y el agredido no, muchas de las veces, las agresiones no son improvisadas o de la noche ala mañana, hay una historia detrás y en muchas ocasiones, los que hoy son agredidos ayer fueron agresores. Eso no justifica la agresión, solo marca que hay un antecedente de odio entre contendientes y mientras veamos en los demás como contendientes, entonces nuestra responsabilidad por ser agredidos en algún momento nos volverá agresores, y esto no terminará hasta que no haya en el corazón del hombre la capacidad de ver más allá de sus propios intereses, lo que nos lleva a un círculo vicioso. Si observamos que tenemos los mismos derechos y obligaciones, y además si observamos que estamos todos en el mismo barco y quien le haga un hoyo hundirá el barco, matando a todos los demás y al él mismo, entonces si no nos cuidamos los unos a los otros y cada quien hace un hoyo por su cuenta pensando que va a matar a su rival, entonces no se da cuenta que se está sentenciando a muerte a él mismo.
    Para abrir los ojos hay que pensar que si le hago algo a alguien, en algún momento eso regresará a mi con mayor fuerza, porque todos dependemos de todos aunque no queramos. Entonces, entenderemos que lo que les ayude a otros me ayudará a mi y lo que perjudique a otros me perjudicará a mi, es en este punto que podremos resolver nuestras diferencias y estaremos listos para dejarles a nuestros hijos un mundo realmente seguro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *