El Día que las Armas Callaron (HISTORIA)

En esta increíble historia, podemos ver claramente lo que se puede conseguir cuando se tiene la verdadera necesidad de la unión del ser humano con el ser humano.

Hoy en dìa es cada vez mas difícil despertar ese sentimiento, de amor, de uniòn, de fraternidad, debemos de ver hacia atràs y aprender y volver a repetir el «milagro» que lograron estos soldados, solo necesitamos desearlo.

tregua

En diciembre de 1914, a solo cinco meses de iniciada la Primera Guerra Mundial, alemanes, franceses y británicos detuvieron espontáneamente las hostilidades para cantar villancicos, Casi como un milagro, «La Tregua de Navidad» convirtió a los enemigos en camaradas que durante varios días compartieron comida y regalos, y jugaron al fútbol. El episodio, conocido como «la pequeña paz de la gran guerra» se extendió a muchas trincheras hasta 1915. Gobiernos y medios de comunicación de la época eclipsaron este movimiento pacífico, que algunos historiadores creen, de haber continuado, pudo haber detenido esa guerra que mató a mas de 16 millos de personas.

Dicen los historiadores que aquella fue la última guerra de trincheras. La Primera Gran Guerra se llamó así porque su campo de batalla llegó a ocupar más de la mitad del planeta,donde ejércitos de 32 países se enfrentaron entre el 28 de julio de 1914 y el 4 de agosto de 1918.

Fue el conflicto más sangriento de su tiempo. Su fatal saldo: mas de 10 millones de soldados y 6 mil 500 millones civiles que perdieron la vida, y discapacitados que se contaron por miles.

Los cambatientes principales (Alemania, Austria, Francia, Rusia y Gran Bretaña) se equivocaron cuando predijeron una contienda rápida. A lo largo de cinco años se calcula que cada día morían 6 mil hombres en los diversos frentes repartidos por el mundo, especialmente en territorio europeo… y así fue el panorama durante más de mil 400 días ininterrumpidos de combates.

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Norman dice:

    Muy buen articulo, espero que la gente tome conciencia de el daño que se provoca el atacar a otras personas, y si la celebración de Navidad cristianizada o no, logra el objetivo de reestablecer la paz.
    Yo soy tu y tu eres yo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *