Buena compañía

Nuestras mascotas viven en familia.  Tratadas con cariño, ellas se encargan de ser fuente de amor incondicional.  Para los niños son amigos, confidentes, apoyo sin igual en momentos de tristeza.  No permitamos nunca el maltrato animal.  Es un rasgo que muestra nuestra humanidad

perro-gato

Los perros muestran el camino de la comunicación. Sacar al perro a pasear y hablar con él es relajante y hace más fácil zanjar los conflictos de pareja durante la cena.

Los perros son sensibles. Uno de nuestros perros se metía debajo de la cama y temblaba si alguien alzaba la voz. Nos hizo darnos cuenta de cómo las emociones y las palabras afectan a quienes amamos.

Los perros rompen el hielo. Si eres nuevo en el vecindario, tu perro será el imán que atraiga nuevos amigos para tu familia.

Los gatos son tímidos. Cuando un minino se acerca a ti, es todo un hito, un momento mágico que la familia entera debe celebrar.  

Los gatos tienen un “no sé qué” apaciguador. Su gracia y su estilo les enseñan un sutil arte de
vivir a los niños que se comportan como elefantes machos.

 Los gatos ofrecen un soporte lumbar. Pueden dormir sobre la parte baja de tu espalda sin dañarte la columna vertebral.

Fuente: Selecciones

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *