Experimento de la prision de Stanford

Podemos pasar de la fantasia a la realidad, nuestro entorno determina nuestros estados de animo, emociones, y en el caso de este experimento nuestra conducta en gneral y hasta personalidad.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *