¿por què hay obesidad infantil en el norte y en el sur de Mèxico hay desnutriciòn?

La industria publicitaria y alimentaria es tan poderosa que nos tienen convencidos que debemos consumir productos con bajos niveles alimenticios, altos niveles calóricos y sabores artificiales, dañando no solo nuestra salud sino incluso el paladar que no distingue más el verdadero sabor de las cosas. A la mano tenemos productos naturales de gran calidad. Podemos hacer un espacio en nuestras vidas para volver a preparar alimentos sabrosos para los familiares que tanto amamos.  Nuestra economía, nuestra salud y nuestras relaciones se verían transformadas con esta nueva visión de cuidado hacia su paladar y su bienestar. 

Cuidar_Nuestro_Bienestar

Ciudad de México, 6 de mayo (SinEmbargo).– El problema de la obesidad infantil se concentra principalmente en el centro el país, sin embargo, en los últimos meses, el problema se está moviendo al norte de México, llegando a Nuevo León, Chihuahua y Sonora, donde cuatro de cada 10 niños presenta este problema.

Durante la mesa “La Salud y La Alimentación de la Infancia: Una Cruda Realidad”, como parte del coloquio internacional “La Infancia: El futuro No Es Un Juego”, especialistas consideraron que el problema de la obesidad se debe a el aumento del sedentario y a la disposición de alimentos de baja calidad nutricional y menor costo.

El doctor Armando Barriguete Menéndez, especialista en trastornos en conducta alimentaria dijo que los problemas en el norte del país se deben a que los menores “están más expuestos al tipo de vida norteamericano, a la publicidad y a las grandes cadenas de comida rápida; mientras que hacia el sur del país, el problema mayor sigue siendo la desnutrición, aunque viene acompañada con aumento de peso”.

Además, los doctores Hugo Arrigo Cartagena, investigador de la Universidad de Chile y Marcos Galván, especialista en Obesidad Infantil del Centro de Investigación Interdisciplinaria en Ciencias de la Salud, alertaron que en las sociedades tanto de México como de Chile se descubrió un aumento de obesidad y una reducción en la estatura de las comunidades indígenas, pues en las zonas donde hay mayor índice de pobreza también hay un aumento de peso.

“Hubo un cambio de alimentación, antes la gente comía chile, frijol y tortilla, hoy esas comunidades consumen maruchan, pizza y refresco. Entonces se cuestionaba el valor nutricional de esa dieta indígena y la gente lo entendió como que tenía que modernizarse”, precisó el doctor Galván.

En el mismo tono, el doctor Barriguete Menéndez, dijo que que en las comunidades indígenas se mantienen los problemas de desnutrición y que el aumento de peso podría tener una respuesta al acceso a los productos altamente calóricos y a los apoyos económicos que se reciben sin que exista un acompañamiento institucional para explicar a los beneficiarios cómo deben usarlos. “El gobierno les da recurso y entonces la gente va y compra lo que vio anunciado en la tele. Un comportamiento que tiene que ver con las aspiraciones sociales”.

Fuente: Sin Embargo

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *