La palabra convence, pero el ejemplo arrastra

palabras y ejemplosComentario:

Queremos convencer a nuestros interlocutores mediante una elocuente y estructurada conferencia, plática, etc. Personificar ese ejemplo mediante palabras. Pero la realidad es que la mayoría de nosotros nos fijamos en aquellos que constantemente están marcando la diferencia con acciones y no solamente con palabras. 

Poner el ejemplo, nos permite dar a otros la pauta. Pero si el ejemplo va acompañado de una palabra congruente con lo que se hace, entonces es muy probable que nos escuchen y al mismo tiempo sigan nuestro ejemplo

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *