Un día como hoy…

En un 10 de marzo de 876 el británico Alexander Graham Bell, a través de dos pequeños aparatos, uno para hablar y otro para escuchar, transmite la primera frase a distancia. Bell dice, a su ayudante Watson, que se encuentra ubicado en una habitación contigua: «Señor Watson, venga aquí, necesito que me ayude». Este invento llamado teléfono, financiado con la ayuda de sus suegros, hará del mundo en que vivimos un lugar mucho más pequeño.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *