Compartir tus problemas reduce el estrés

Comentario:

Cualquier problema  inesperado,  es capaz de desencadenar en una persona un conflicto o desequilibrio que se manifiesta como estrés emocional y mental pudiendo llegar hasta el desarreglo de algún órgano del cuerpo, enfermándolo.

Todo en nuestro organismo está conectado y si experimentamos estos estados sin que nadie nos escuche o apoye, todo el cuerpo se resiente, tal como lo expresa Sarah Townsend, profesora asistente de organización y administración de la Escuela de Negocios de la Universidad de San Diego, California

La sociedad actual propicia que sus integrantes vivan encerrados dentro de sí mismos, aislados, sin compartir sus problemas o emociones propiciando un sin fin de enfermedades todas generadas por el estrés.

 El ser humano no fue creado para estar solo. En la medida que lo entendamos y cerremos la brecha que nos separa de los demás, experimentaremos los beneficios que se derivan de vivir en unidad con los demás.

Tenemos frente a nosotros la gran oportunidad de romper los muros, salir hacia los otros, brindarles amistad y apoyo, experimentando la vida en armonía con todo lo que existe en todos los niveles de la existencia.

No se trata solo de compartir los problemas, sino conectarnos y vivir como si fuéramos uno solo.  

charla_estres_resulta

¿Crees que hablar en público puede hacerte sentir menos estresado? ¿o escribir una gran presentación para tu jefe? ¿o qué opinas del planeo sobre aire?

De acuerdo con Sarah Townsend, profesora asistente de organización y administración de la Escuela de Negocios de la Universidad de San Diego, California, una buena manera de relajarse es compartir tus sentimientos con alguien que se encuentra en una situación similar a la tuya.

Townsend dice que el gran descubrimiento de su estudio es el beneficio que se obtiene de gastar tiempo en unaconversación con alguien que entenderá tu sentir. Esto también trae beneficios para el trabajo en equipo.

Por ejemplo, cuando estás preparando una importante presentación o trabajas en un proyecto ambicioso, estas situaciones pueden ser amenazantes y puede que experimentes mucho estrés. Pero cuando hablas con un colega que comparte tus sentimientos, puede ser benéfico para eliminar el estrés”, dijo la investigadora.

El estudio titulado “¿Sientes lo que yo siento?, escrito por Townsend  y por los coautores Heejung S. Kim de la Universidad de Santa Bárbara y Batja Mesquita de la Universidad de Leuven, Bélgica, se basó en un análisis realizado a 52 mujeres estudiantes durante un discurso público.

A las estudiantes se les dividió en parejas y se les pidió que dieran un discurso mientras eran grabadas. Antes de esto, a las parejas se les pidió que discutieran entre ellas sus sentimientos con respecto al discurso. Los niveles de cortisol de cada participante fueron medidos antes, durante y después del discurso.

Los resultados demostraron que, ante una situación de amenaza, compartir la situación con una persona en un contexto similar, en términos de perfil sentimental, hace que los individuos se sientan acompañados y menos angustiados. En otras palabras, cuando estés ante una situación difícil, interactuar con alguien similar, baja tus niveles de estrés.

Imagina que eres una de dos personas trabajando en un proyecto importante: ésta puede ser una situación bastante estresante. Pero el simple hecho de tener a un colega trabajando en las mismas condiciones que tú, reduce el estrés en ambos”; señaló Townsend.

La investigadora, quien recientemente fundó el Laboratorio de Cultura, Diversidad y Psicofisiología, en la Universidad de Marshall, descubrió que su investigación es motivante para entender la importancia de las situaciones culturales en el mercado laboral universal. Ella pretende continuar su estudio y examinar cómo la similitud en las emociones puede beneficiar a las personas de diferentes contextos culturales a trabajar mejor y a ser mejores estudiantes.

Así que, si eres un profesionista ambicioso, toma nota: “Encontramos que la similitud emocional es importante. La pregunta ahora es: ¿Cómo le hacemos para que las personas sean más similares o qué podemos hacer para generar esta similitud emocional entre colegas? O, si eres jefe, ¿cómo puedes promover la cercanía y empatía entre tus empleados, así que, si vas a aventarte de un paracaídas y estás nervioso al respecto, procura compartir tu sentir con alguien que esté en el mismo canal que tú.

Fuente: QUO

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *