Sin importar la edad

Comentario:

¿Cómo garantizar que cualquier ser humano, sin importar edad, sexo, religión, color, tendrá acceso a una sociedad en la que se pueda sentir seguro, confiar en sus vecinos, y tener la certidumbre de que con el transcurrir de los años, al llegar a la vejez, quedarán cubiertas  sus necesidades afectivas, económicas y de salud?

Es posible si implantamos una sociedad que ejerza la reciprocidad, en la que todos se preocuparían por todos y sus miembros serían garantes del bienestar de todos sus integrantes. Sólo así, al llegar al final de sus días, las personas sabrían que siempre contarían con alguien para velar por ellos. No tendrían temor de no poder cubrir los gastos médicos si caen enfermos, ni vivirían abandonados sin afecto y apoyo.  

Implementar una sociedad así es posible y sobre todo deseable.  Es más es el único camino que trazó la naturaleza para nosotros. Todo funciona de esta forma. Tenemos la oportunidad de lograr la transformación social de manera agradable, simplemente deseando que suceda.

Así lograremos que nuestros abuelos se sientan felices, plenos, llenos de amor. 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *