Volcanes, Impacto Global

Un volcán es, básicamente, una abertura o ruptura en la superficie de un planeta o en la corteza terrestre; existen algunas zonas geográficas en las que los volcanes realmente dominan el paisaje, elevándose muchos metros encima de la superficie. Los volcanes son un fenómeno muy interesante de la geología y muy atractivos, en caso de que uno esté a salvo de los peligros que puede significar.

Yendo a los aspectos más científicos, un volcán es una estructura geológica dentro de la cual hay un conducto que comunica la parte superior de la corteza terrestre con los niveles inferiores de la misma. Por eso, para entender cómo se forman los volcanes primero hay que conocer las capas de la tierra desde su superficie hacia abajo. La corteza exterior está formada por dos capas, la superior de granito y la inferior de basalto. La corteza mide aproximadamente unos 40 kilómetros de grosor y unos 7 kilómetros en los océanos. Debajo de la corteza se encuentra el manto que, a mayor profundidad, más temperatura tiene. En el manto es donde está el magma, que no es otra cosa que roca derretida. Debajo del manto está el núcleo de la tierra. Se cree que el núcleo es de hierro, en una combinación de estado sólido y líquido.

Cuando el magma asciende generalmente se forma un reservorio de magma en el interior de la corteza sólida. Esta especie de cámara acumula grandes cantidades de esta roca derretida con una presión que es capaz de levantar el terreno. El conducto que comunica esta cámara con la superficie se llama chimenea, que termina en el cráter. Cuando ocurre una erupción el magma normalmente se acumula en el cráter y al desbordar el magma inunda toda la zona alrededor de volcán. Entonces el material acumulado de erupciones anteriores, junto con la presión del reservorio de magma dentro de la corteza terrestre, forma una montaña cónica llamada volcán.

Imagen 1.- Volcán Popocatépetl México: (junio, 2013). Ese día el volcán mexicano Popocatépetl registró 93 exhalaciones “de baja a moderada intensidad”, acompañadas por la emisión de vapor de agua, gas y ceniza, informó el Centro Nacional de Prevención de Desastres. Con una altitud de 5.452 metros sobre el nivel del mar, el Popocatépetl es la segunda mayor montaña de México y uno de los 14 volcanes activos del país.

Imagen 2.- Volcán Katla, Islandía: El volcán Katla es uno de los más violentos y poderosos del sur de Islandia y tiene una particular característica que inquieta a los científicos: siempre se despierta precedido del estallido de un volcán vecino. 

El volcán Katla provocó un demoledor tsunami que llegó a las costas de Escocia y un cambio del clima en el año 1.159 e.c. Cientos de metros bajo uno de los mayores glaciares de Islandia se registran señales de una inminente erupción, que podría ser una de las más potentes vividas en el país en el último siglo. Los expertos no descartan la próxima erupción del volcán submarino Katla, situado a escasos kilómetros al este del Eyjafjalla. El volcán tiene un cráter de diez kilómetros de diámetro y el potencial de causar inundaciones catastróficas, debido a las altas temperaturas del magma, capaces de convertir en agua el hielo del glaciar. ¿Consecuencias?

Los expertos advierten que las consecuencias podrían ser aún más terribles que las que ya vivió Europa. Algunos indican que puede formarse una simple  nube de cenizas y, depende de la dirección del viento, provocar otro enorme caos aéreo, acompañado por las desastrosas pérdidas económicas. Aunque lo que más preocupa a los ecologistas es que el deshielo generaría un volumen de agua inimaginable, que podría causar daños extraordinarios a su alrededor. (julio, 2012)

Imagen 3.- La Furia del  Turungahua, Ecuador, (agosto, 2012). No, no es que el volcán Turungahua haya entrado de nuevo en erupción; es que desde 1999 no ha parado. De hecho es uno de los volcanes más activos de la región andina, en Ecuador. Lo que los habitantes de la zona están padeciendo en estos días no es más que otro de los ataques de furia y virulencia, episodios violentos a los que la población ecuatoriana no acaba de acostumbrarse y no es para menos.

En pocos días lleva lanzado al exterior dos millones de metros cúbicos de material piroclástico, lava y ceniza. Serio problema, aunque la cifra aún está lejos de aquellos 40 millones de metros cúbicos del bramido, de 2006. De hecho, este es uno de los principales problemas, porque la sequedad del ambiente, el calor y las partículas en suspensión comienzan a pasar factura a la población, aquejada de daños en los ojos, problemas en la piel y dificultades respiratorias.

Imagen 4.- Volcán Puyehue  Chile (junio, 2011). Una nube de ceniza salía del volcán Puyehue cerca de Osorno en el sur de Chile, 870 km al sur de Santiago, 5 de junio. El Puyehue entró en erupción por primera vez en medio siglo el 4 de junio, provocando la evacuación de 3.500 personas, ya que envió una nube de ceniza que llegó a Argentina. El Servicio Nacional de Geología y Minería dijo que la explosión que provocó la erupción también produjo una columna de gas de 10 kilómetros (seis millas) de altura, horas después de la advertencia de fuerte actividad sísmica en la zona.

Imagen 5.- Volcán Etna, Italia  Una columna de cenizas salió del volcán Etna, cerca de Catania, Italia, el jueves 5 de enero de 2012. Según el instituto de geofísica y vulcanología de Catania, un pequeño flujo de lava fue visto saliendo del cráter del sureste.

Imagen 6.- Volcán Krakatoa Indonesia  (julio, 2009). El “hijo” del volcán que causara 36 mil muertes en 1883, en una erupción 10 mil veces más fuerte que la bomba de Hiroshima, muestra su incipiente actividad en Indonesia. El volcán Krakatoa, que causara la erupción más poderosa que se tiene registrada en la historia de la humanidad, se ha vuelto a encender. Aunque por el momento el peligro de que se repita una explosión similar a la que en 1883 cobrara 36 mil vidas no es inminente, ya que el Anak Krakatoa, hijo del gigante incandescente que creció en su lugar, aún no tiene la altura que tenía su antecesor. Sin embargo, su crecimiento desde que naciera de las cenizas de la isla destruida por la explosión, entre Java y Sumatra, es sorprendente y los locales manifiestan su preocupación de que se repita un suceso similar que además podría generar un tsunami.

Imagen 7.-Volcán Copahue Chile (mayo, 2013). Autoridades chilenas decretaron alerta roja y ordenaron evacuar una zona de 25 kilómetros alrededor del sureño volcán Copahue, en la frontera con Argentina, debido al riesgo de una erupción, dijo el ministro de Interior, Andrés Chadwick.

El volcán, ubicado en la zona cordillerana de la región de Bio Bio, registró un alza en su actividad sísmica. «Está hoy dentro de un proceso que tiene el riesgo de entrar en erupción, en razón de ello se ha decretado la alerta roja», dijo Chadwick a periodistas. El funcionario especificó que se evacuarían de la zona unas 2.240 personas.

Imagen 8.-El Volcán Eyjafjallajokull  Islandia (abril, 2010). La ceniza volcánica causó caos aéreo en Europa. El espacio aéreo de varios países fue cerrado total o parcialmente en el Reino Unido, Irlanda, Dinamarca, Noruega, Suecia, Finlandia, Francia, Holanda, Bélgica y Polonia. Las cenizas, que se elevaron hasta una altura de entre 6 y 11 kilómetros, representaban un serio problema de seguridad, pudiendo dañar los motores de los aviones. La agencia europea responsable del tráfico aéreo, Euro control, dijo que esta interrupción fue la mayor que se había producido en Europa y duró al menos dos días. En efecto esta fue la interrupción más grave que experimentó ese continente desde la II Guerra Mundial.

El volcán está ubicado cerca del glaciar Eyjafjallajoekull, a unos 120 kilómetros al este de la capital de Islandia, Reykjavik. Los expertos han advertido que minúsculas partículas de roca, cristal y arena contenidas en la nube de cenizas, serían suficiente para atascarse en los motores de un avión.

Imagen 9.-El tsunami, los terremotos, la erupción de los volcanes, todos estos son fenómenos naturales. Vivimos sobre un volcán ardiente. Todo nuestro planeta es un núcleo de fuego cubierto sólo por una fina capa de superficie terrestre, esto es, bajo nuestros pies tenemos magma que alcanza increíbles temperaturas, por lo que todas nuestras acciones en relación con estos fenómenos debemos realizarlas pensando siempre en proteger a los seres humanos que podrían verse afectados por cualquier desastre.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *