Facundo Cabral

 “No te sientas aparte y olvidado, todos somos la sal de la tierra.

Culpar a los demás es no aceptar la responsabilidad de nuestra vida, es distraerse de ella. Ayuda al niño que te necesita, ese niño será socio de tu hijo. Ayuda a los viejos y los jóvenes te ayudarán cuando lo seas. Además, el servicio es una felicidad segura, como gozar a la naturaleza y cuidarla para el que vendrá. Da sin medida y te darán sin medida.”

«Fui mudo hasta los 9 años, analfabeto hasta los 14, enviude trágicamente a los 40 y conocí a mi padre a los 46. El más pagano de los predicadores cumple 70 años y repaso mi vida desde la habitación de hotel que elegí como última morada». Facundo Cabral

Imagen 1.- Rodolfo Enrique Cabral nació en La Plata, Buenos Aires el 22 de mayo de 1937 y muere en Guatemala el 9 de julio de 2011, sus nombres artísticos: “Indio Gasparino” en sus comienzos y Facundo Cabral con el que lo conocimos en todo el mundo. Cantautor, poeta, escritor y filósofo, se caracterizó por sus composiciones de trova, sus monólogos con anécdotas personales, parábolas y crítica social para promover la autorrealización, el despertar de consciencia y la reflexión espiritual. Tuvo una infancia dura y desprotegida, convirtiéndose en un marginal al punto de ser encerrado en un reformatorio.

Imagen 2.- En 1970 comienza su éxito con la canción “No soy de aquí ni soy de allá” que se grabó en 9 idiomas y fue interpretada por varios cantantes de importancia. Durante la dictadura Argentina radicó en México debido a que era considerado en su tierra como cantante de protesta y se vio obligado a abandonar Argentina. Se estima que recorrió 165 países; regresa a la Argentina en 1984 y dando conciertos reafirmó su éxito en su propia tierra,

Imagen 3.- Influido en lo espiritual por todos los grandes pensadores, filósofos y místicos de oriente y occidente, predicó el misticismo, la desaparición del ego y la autorrealización global de la conciencia humana. En literatura tuvo admiración por Jorge Luis Borges con quien mantuvo conversaciones filosóficas, y por Walt Whitman. Este rumbo de observación espiritual, inconformista, se imprimió en su carrera como cantautor caracterizado por la crítica social con buen humor. No se sabe que haya pertenecido a movimiento político alguno, se consideraba “violentamente pacifista” y “vagabundo first class”, se identificó sus últimos años con una especie de anarquismo filosófico y contemplativo.

Imagen 4.- Cabral mencionó en alguna ocasión que había escrito alrededor de 22 libros «sin títulos y sin autor», que eran considerados por él como textos manuscritos que se editaban y se imprimían. No existe una lista documentada de sus reconocimientos discográficos, ya que al no tener una vivienda propia, sino que ocupaba un cuarto de hotel, decidió entregárselos a un conductor de taxis, conocido suyo, quien los coleccionaba. Algunos son : Ciudadano ilustre de la ciudad de Buenos Aires, Mensajero Mundial de la Paz, Grammy y miembro de Amnistía Internacional. En su último concierto en Guatemala expresó: “Ya le di las gracias a ustedes; las daré a Quetzaltenango y después que sea lo que Dios quiera, porque El sabe lo que hace”. Muere el 9 de julio de 2011 víctima de un atentado en la ciudad de Guatemala.

Imagen 5.- La mayoría es buena gente.  Alguna vez me preguntó mi madre: “¿Cuándo vas a dejar de pelear para comenzar a vivir? ¡No se pueden hacer las dos cosas a la vez!”. Mi madre creía que el día del Juicio Final el Señor no nos juzgará uno por uno ―ardua tarea―, sino al promedio. Y si juzga el promedio estamos salvados, porque la mayoría es buena gente. El bien es mayoría, pero no se nota porque es silenciosa: una bomba hace más ruido que una caricia, pero por cada bomba que destruye, hay millones de caricias que construyen la vida. Diría mi madre: “Si los malos supieran qué buen negocio es ser bueno, serían buenos aunque fuera por negocio”.

Imagen 6.- El regalo de la libertad. Cuando me fui de mi casa, niño aún, mi madre me acompañó a la estación, y cuando subí al tren me dijo: “Este es el segundo y último regalo que puedo hacerte: el primero fue darte la vida, el segundo la libertad para vivirla”. La oración dilecta de mi madre decía: “Señor, te pido perdón por mis pecados, ante todo por haber peregrinado a tus muchos santuarios, olvidando que estás presente en todas partes. En segundo lugar, te pido perdón por haber implorado tantas veces tu ayuda, olvidando que mi bienestar te preocupa más a ti que a mí. Y por último te pido perdón por estar aquí pidiéndote que me perdones, cuando mi corazón sabe que mis pecados son perdonados antes que los cometa, tanta es tu misericordia, amado Señor”.

Imagen 7.- El viejo tarahumara. Pregunté a un viejo tarahumara por qué no usaban armas para defenderse de los cuatreros, y me dijo: “Si las armas fuesen necesarias, habríamos nacido con ellas”.

Imagen 8.- Abuela. Mi abuela decía: “Habría que acabar con los uniformes, que le dan autoridad a cualquiera. ¿Qué es un general desnudo?”. Y tenía razón, y tenía derecho a hablar de esto porque estuvo casada con un coronel, que era realmente un hombre valiente. Solamente le tenía miedo a los pendejos. Un día le pregunté: “¿Por qué?” Y me dijo: “Porque son muchos. No hay forma de cubrir semejante frente. Y por temprano que te levantes, adondequiera que vayas ya está lleno de pendejos. Y son peligrosos porque al ser mayoría eligen hasta al presidente”.

Imagen 9.- “Tienes un cerebro como Einstein, tienes un corazón como Jesús, tienes dos manos como la Madre Teresa, tienes una voluntad como Moisés, tienes un alma como Gandhi, tienes un espíritu como Buda. Entonces, ¿cómo puedes sentirte pobre y desdichado?”.

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *