Día mundial de lucha contra la desertificación y la sequía

En 1995 la Asamblea General proclamó el 17 de junio Día Mundial de Lucha contra la Desertificación y la Sequía (resolución 49/115), en conmemoración de la aprobación de la Convención de las Naciones Unidas de lucha contra la desertificación el 17 de junio de 1994. Se invitó a todos los Estados a que dedicaran el Día Mundial a sensibilizar a la opinión pública respecto de la necesidad de cooperar en el plano internacional para luchar contra la desertificación y los efectos de la sequía y de aplicar la Convención de Lucha contra la Desertificación.

Fuente: https://es.unesco.org/aspnet/d%C3%ADa-mundial-de-lucha-contra-la-desertificaci%C3%B3n-y-la-sequ%C3%ADa

Imagen 1.- «Es difícil evitar la sequía, pero sí se pueden mitigar sus efectos.[…] El precio de estar preparados es mínimo en comparación con el costo del socorro de emergencia. Así pues, en vez de concentrarnos en gestionar las crisis, demos prioridad a prepararnos para las sequías y aumentar la resiliencia.»

Mensaje del Secretario General, Ban Ki-moon 17 de junio de 2013

Fuente: http://www.un.org/es/events/desertificationday/

Imagen 2.- Tema de 2013: «No dejes que nuestro futuro se seque»

El objetivo del Día Mundial de Lucha contra la Desertificación 2013 es concientizar al mundo de los riesgos de la sequía y la escasez de agua en las tierras secas y en otras partes del planeta y subrayar la importancia de mantener suelos saludables. Es parte de los objetivos del programa de Río+20 y del programa de desarrollo sostenible para después de 2015.

El lema de este año, «No dejes que nuestro futuro se seque», pide adoptar medidas para preparar y anticipar la escasez de agua, la desertificación y la sequía. La idea es que todos somos responsables de la conservación y del uso sostenible del agua y de la tierra. Existen soluciones a los graves problemas de escasez de recursos naturales y la degradación de las tierras no tiene por qué poner en peligro nuestro futuro

Fuente: http://www.un.org/es/events/desertificationday/

Imagen 3.- La desertificación es una cuestión mundial, con graves consecuencias para la seguridad de los ecosistemas, la erradicación de la pobreza, la estabilidad socioeconómica y el desarrollo sostenible  a nivel mundial. Comparadas con indicadores del bienestar humano y el desarrollo, que incluyen el producto nacional bruto per cápita, el acceso al agua apta para el consumo y el saneamiento apropiado, así como la mortalidad de lactantes, las personas que viven en tierras secas —aproximadamente el 90% de las cuales están en los países en desarrollo— se encuentran muy rezagadas respecto del resto del mundo.

Fuente: http://www.un.org/es/events/desertificationday/background.shtml

Imagen 4.- Las personas pobres que viven en zonas de tierras secas tienen que hacer frente a múltiples problemas de pérdidas de ingresos, inseguridad alimentaria, deterioro de la salud, sistemas de tenencia de la tierra inseguros y derechos de acceso a los recursos naturales, y falta de acceso a los mercados. A menudo, las escasas oportunidades de subsistencia los obligan a migrar a zonas no afectadas por la desertificación en busca de una vida mejor.

Imagen 5.- La frecuencia e intensidad cada vez mayores de las sequías resultantes del cambio climático previsto podría exacerbar aún más la desertificación. A ese respecto, la Convención de las Naciones Unidas de lucha contra la desertificación en los países afectados por sequías grave o desertificación, en particular en África, ofrece una plataforma para la adaptación, la mitigación y la resiliencia.

Imagen 6.- Parte del mensaje de la Sra. Irina Bokova, Director General de la UNESCO, con ocasión del Día Mundial de Lucha contra la Desertificación:

«Con la Convención de las Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación, la UNESCO trabaja de manera concreta para promover la gestión sostenible de las zonas áridas. Esta labor debe empezar sobre el terreno, con los habitantes de esas zonas, que pertenecen a menudo a los segmentos más pobres de la sociedad. El agua es el denominador común de muchos problemas -relacionados con la salud, la agricultura y la seguridad alimentaria, y la energía-, pero también puede ser la solución común. Para ello es necesario el compromiso de todos nosotros, especialmente en beneficio de los más afectados por la escasez de recursos hídricos. Esta es la promesa de la UNESCO en el Día Mundial de Lucha contra la Desertificación.» Irina Bokova

Imagen 7.- Cuando la degradación de la tierra se produce en las zonas áridas, semiáridas y sub-húmedas secas se habla de desertificación, y las consecuencias más importantes que deja van desde la disminución en la producción alimentaria, infertilidad y salinización del suelo, reducción de la capacidad de recuperación natural de la tierra, incremento de las inundaciones en las partes bajas de las cuencas, escasez de agua, hasta la sedimentación de cuerpos de agua, explica el Informe sobre la situación del medio ambiente en México 2012, de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales. Ver más: http://www.cardenista.org/?q=nacional/preocupante-nivel-de-sequ%C3%AD-y-desertificaci%C3%B3n-alerta-conafor#sthash.JBn6W2vD.dpuf

Imagen 8.- La desertificación no es un problema aislado, sino que está plenamente relacionado con los cambios climáticos, la conservación de la biodiversidad y la necesidad del manejo sustentable de los recursos naturales. Los vínculos entre estos aspectos y los factores socioeconómicos son cruciales, pues la problemática de la desertificación es un síntoma de ruptura del equilibrio entre el sistema de recursos naturales y el sistema socio-económico que los explota.

Imagen 9.- El hombre con su comportamiento, su falta de aspiración hacia el equilibrio con la naturaleza, causa los cambios de la naturaleza, su inestabilidad y variabilidad. La propia naturaleza reacciona a estos cambios violentamente porque la naturaleza se compone de los niveles inerte, vegetal, animal y humano y busca siempre el equilibrio. El ser humano está en la cima de la naturaleza, no por su cuerpo animal, sino debido a su deseo y poder de razonamiento.

Durante miles de años, la naturaleza desarrolló los deseos y la inteligencia de los seres humanos. Cuando los deseos y la mente estaban evolucionaban, la naturaleza no puso obstáculos. En este periodo de desarrollo, el deseo y la mente comenzaron a conectarse con la naturaleza en una red integral y el mundo mismo está conectado de manera global e integral. Esta red entre nosotros nos ha vuelto interconectados.

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. LEXY dice:

    NO ES EN EL AÑO 1994

  2. keila dice:

    cuidemos la tierra

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *