Actitudes que nos ayudan con el medio ambiente

  1. Qué comes: Favorece el consumo responsable: no pidas más de lo que puedes consumir, no caigas en la trampa publicitaria de adquirir más cosas de las que necesitas. Averigua el impacto medio ambiental de la producción de alimentos. ¿Sabías que producir un litro de leche supone el uso de 1,000 litros de agua? Es mejor si eliges aquellos alimentos cuyo impacto al medio ambiente es menor, es el caso de la comida orgánica en la que apenas se usan productos químicos. O adquirir productos en mercados locales en los que se sabe que no ha sido necesario el transporte y por tanto, no han supuesto tantas emisiones de gas.
  2. Reutiliza: No pasa nada si repites platillos, guarda los restos de alimentos del día anterior y busca maneras creativas de cocinarlos al día siguiente. También puedes elegir la fruta o verdura que no se vea hermosa para evitar su desperdicio. Entre el comercio minorista, en las verdulerías, recauderías y tiendas de autoservicio, se desechan grandes cantidades de alimentos debido a estándares de calidad que dan demasiada importancia a la apariencia. Aprovecha los restos y haz composta.
  3. Bájale a tu consumo energético: No, no nos referimos al consumo de carbohidratos, si no de energía eléctrica y fósil. Si piensas que una vida saludable depende de tu rutina de gimnasio en aparatos, mejor opta por caminatas, correr o ejercicio aeróbico. Mejor si puedes optar por transporte público y no olvides cambiar tus focos a ahorradores.
  4. El cliente manda: Exige y prefiere las compañías verdes que reciclen o busquen formas de ser medio ambientalmente responsables. Haz la compra y acuérdate de llevar una bolsa de tela y una lista en la que especifiques qué necesitas y qué es prescindible. Más comida en tu despensa, implica mayor riesgo de que se estropee. Además una bolsa puede durar años y sólo necesita ser usada cinco veces para reducir el impacto medio ambiental de las de plástico.
  5. Forma redes: Comprométete y crea un grupo para plantar árboles, analizar cuánta basura generan en tu escuela o lugar de trabajo y cómo pueden reducir los desperdicios en campañas de separación de residuos y concientización. Comunica el DMMA a través de Facebook, Twitter, mensajes de textos, emails,… ¡Haz que todo el mundo esté informado! Además puedes compartir tu evento organizado en la página del DMMA
  6. Pequeños grandes cambios: Idea nuevas formas de envolver regalos sin necesidad de usar papel. Imprime sólo cuando lo necesites y si realmente es así, hazlo por las dos caras. Organiza una comida vegetariana y prueba incluirla al menos una vez a la semana. Opta por las facturas y recibos electrónicos.
  7. En tu casa: Lluvia para las plantas. Usa agua de lluvia para regarlas, les encanta y ahorrarás al mismo tiempo. Mejora el aislamiento de tu casa: ahorrarás energía y… ¡dinero! Organiza y clasifica tu basura: separa lo orgánico, plásticos, vidrio,… ¡El medio ambiente te lo agradecerá! Optimiza el uso de tu lavadora: emplea agua fría y ahorra energía, ayudarás a disminuir las emisiones de carbono.
  8. Comer en la calle: Si utilizan trastos de plástico o de unicel pide que te sirvan en uno reutilizado, obviamente lavado, pero aunque no lo creas, ayudarás al ambiente. Si se trata de bebidas consigue un termo o botella que lleves contigo y así evites el uso de contenedores plásticos.
  9. Dona lo que no vayas a aprovechar: Refugios, bancos de alimentos y otras instituciones estarán encantados de recibir alimentos no perecederos. Existen programas nacionales y locales que se ofrecen a recoger los alimentos e incluso a prestar a contenedores donde almacenarlos. 

En definitiva, se trata de que pienses antes de alimentarte y así ahorres para proteger el medio ambiente.

Fuente: QUO

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *