Las ovejas son egoístas: comprobado

Las ovejas viven en rebaños no porque son sociables, sino para asegurar su superviviencia individual, según un nuevo estudio.

Durante más de cuatro décadas expertos en comportamiento animal venían asegurando que los movimientos en un rebaño no son aleatorios sino que responden a un motivo «egoísta», pero solo ahora científicos británicos lograron comprobar la teoría utilizando tecnología satelital.

Cuando se ven ante un peligro, por ejemplo un perro, los animales en el rebaño huyen hacia el centro del grupo para perderse en la multitud y pasar desapercibidos.

Comentario:

El comportamiento que demuestran las ovejas al dirigirse al centro del grupo es realmente increíble,  pues tal parece que ellas ya tienen claro que en unidad están más seguras.

Los humanos, deberíamos s aprender de ellas.

Tenemos que darnos cuenta que la solución a todos nuestros problemas es la unidad.   No existe otra porque, esta es la condición de la naturaleza: que busquemos, al igual que las ovejas, este centro donde todos existimos como un todo y cambiar el” yo”  por “nosotros”; al igual que ellas,  en unidad, no tendremos que preocuparnos de  quién nos hará daño pues ya entendemos que todos somos uno.

La existencia en unidad es nuestro futuro y vemos como en la naturaleza todo esta interconectado

«Pudimos seguir segundo a segundo los movimientos de cada animal en forma simultánea. En cada caso, encontramos que las ovejas se movían hacia el centro del rebaño al percibir que el perro se acercaba»

Andrew King, Real Colegio Veterinario

Formar parte de un grupo numeroso disminuye de esta forma la probabilidad de ser devorado por un depredador.

Para comprobar la hipótesis, los investigadores entrenaron un perro para arrear un rebaño en una dirección determinada y colocaron en cada oveja una pequeña mochila con un transmisor GPS.

«Pudimos seguir segundo a segundo los movimientos de cada animal en forma simultánea», dijo Andrew King, investigador del Real Colegio Veterinario, Royal Veterinary College, de la Universidad de Londres y uno de los autores del estudio.

Cuando el perro se aproximó a unos 70 metros del rebaño, las ovejas comenzaron a huir.

«En cada caso, encontramos que las ovejas se movían hacia el centro del rebaño al percibir que el perro se acercaba».

Comportamiento colectivo

La «hipótesis egoísta» es una de las más utilizadas para explicar el comportamiento en un grupo.

Fue el biólogo británico Bill Hamilton quien predijo hace cuatro décadas que los individuos en un grupo se mueven hacia el centro ante un peligro, en un intento por minimizar la probabilidad de ser escogidos por un depredador.

«El estudio del comportamiento colectivo está avanzando rápidamente. Cada vez tenemos a nuestra disposición técnicas más avanzadas para entender los mecanismos mediante los cuales los animales en un grupo se organizan o logran una meta»

Jens Krause, Universidad Humboldt

Pero seguir los desplazamientos individuales de cada integrante simultáneamente es extremadamente complejo por lo que había sido muy difícil hasta ahora comprobar estos movimientos.

«El estudio del comportamiento colectivo está avanzando rápidamente», dijo a la BBC Jens Krause, profesor de la Universidad Humboldt en Alemania.

«Cada vez tenemos a nuestra disposición técnicas más avanzadas para entender los mecanismos mediante los cuales los animales en un grupo se organizan o logran una meta, como por ejemplo, un cambio repentino en la dirección de movimiento».

Los datos obtenidos ahora sobre las ovejas muestran que el desplazamiento hacia el centro es continuo ante la presencia de un depredador, un patrón de movimientos que puede ser reproducido por modelos matemáticos.

Algunos animales son más eficientes que otros en su huida hacia el centro. Los investigadores están evaluando separadamente el estado físico de cada oveja y su personalidad para establecer a qué se deben las diferencias de comportamiento y esperan además comprender las reglas que siguen las ovejas para desplazarse en forma tan orquestada.

La investigación podría ayudar a evaluar en forma más detallada comportamientos anormales asociados con dificultades motoras o cognitivas.

El estudio fue publicado en la revista Current Biology.

Fuente:BBC

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *