«Hoy me han pegado en el colegio, ¿qué hago?» Otro adolescente te responde

«En el colegio me han pegado. ¿Qué hago?». «Mis compañeras de clase están mucho más delgadas que yo y me da mucha envidia, me siento una gorda». «Mis amigos no paran de insultarme y quitarme mis cosas». Estos problemas son el día a día para muchos adolescentes que a partir de ahora hallarán consuelo en otros chavales de su edad que pasaron por lo mismo.

Se trata del proyecto Al Cubo, que parte de cuatro jóvenes de 15 y 16 años, algunos sufrieron acoso escolar y tuvieron problemas con sus compañeros en el colegio, lo pasaron muy mal y una vez superada su experiencia decidieron que la difícil situación que habían atravesado tenía que servir para algo.

«Estamos en plena adolescencia, es una etapa muy complicada donde empezamos a sentir cosas y todo nos parece multiplicado por cien2, aseguran, «pensamos que el mal momento que atravesamos nos podría servir para ayudar a los demás que están pasando por ello». 

Comentario:

El plan es algo muy valiente y positivo, ya que la solución a todos los problemas está en la corrección de las relaciones interpersonales a cualquier nivel, y lo que rige nuestras relaciones es el medio en el que vivimos, nuestra sociedad y lo que rige nuestra sociedad son, por ahora, los medios de comunicación masivos y cada vez mas, las redes sociales. Sin embargo lo primero que habría que definir es el tipo de sociedad que deseamos, si implica separación en cualquiera de sus modalidades sin duda fracasará, pero si tratamos de crear una sociedad donde por encima de nuestras diferencias particulares pensemos en todos como una familia, comenzaremos por resolver entre todos los problemas esenciales de subsistencia en esa sociedad para todos sus miembros y sin duda tendremos éxito arrollador.

Así, el pasado noviembre, Blanca Hidalgo, Penélope Fitzgibbon, Toni Sánchez y Lourdes Salvo, decidieron ponerse manos a la obra en un proyecto con el dar amparo a aquellos jóvenes que estuviesen atravesando por una situación complicada en su escuela. 

«Decidimos que queríamos cambiar la sociedad ya que había un montón de problemas que los adolescentes tenían, como puede ser el bulling, los trastornos alimenticios o el maltrato», asegura Blanca, «hay un montón de organizaciones que quieren ayudar pero no lo consiguen por una simple razón: Un adulto no ofrece la misma confianza que ofrece un adolescente a otro adolescente«.

A partir de ese momento, el ingenio se puso a funcionar y las oportunidades fueron surgiendo. La madre de Blanca, traductora de profesión, fue a una conferencia de Ashokadonde se hablaba de un programa piloto que se estaba llevando a cabo y que financiaría los proyectos sociales de aquéllos jóvenes, entre 14 y 22 años, dispuestos a cambiar el mundo. 

De este modo, los cuatro jóvenes han presentado su proyecto a la asociación Ashoka y han resultado seleccionados, lo que supone que han conseguido un capital inicial de 800 euros con el que impulsar su actividad.

«Vamos a crear una plataforma virtual en la que haya foros con diferentes temas y congente que ya haya pasado por las mismas experiencias y que sea capaz de ayudar a otros», explica Blanca, «también habrá otro espacio con pequeños trucos donde dejaremos una serie de consejos y una lista de números a quién llamar si alguien te pega, por ejemplo”.

De momento el proyecto se encuentra en sus primeros pasos pero sus cuatro ideadores esperan que pueda ver la luz a finales de este año. “Estamos hablando con la fundación aliados por todo el tema legal”, asegura Blanca. «El problema es que al ser menores de edad hay gente muy mala por el mundo y lo que queremos es que esta página web sea de ayuda y no que porque alguien quiera hacer daño nos pueda perjudicar».

Fuente: La Informacion

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *