La época de la opulencia ¿Dónde?

Comentario:

La realidad tiene dos caras: para unos, momentos de gran bonanza; para otros solo miseria. La razón de este enfoque dispar está fundada en nuestra propia versión del mundo. 

Está claro que este mundo se está fragmentando y aquellos que hoy en día tienen acceso al poder buscan dada día obtener más, mientras que los menos afortunados se ven sometidos a situaciones de supervivencia extremas dentro de una misma sociedad.  Tener o no tener la posibilidad de acceder al bienestar se ha convertido en un acto egoísta, porque los que tienen no desean compartirlo, y los que no tienen desean lo que tienen los poderosos. Pero lo buscan para evitar la situación a la cual hoy se ven sometidos. 

Una sociedad integral se ocuparía que cada uno de sus miembros tuviera lo necesario sin que nada les faltara. Se lograría mediante una educación humanista, a través de la cual el individuo toma consciencia de su papel dentro de la sociedad y de que cualquiera de sus acciones repercute en el resto del mundo de maneras que muchas veces escapan a su imaginación. La economía y la sociedad se han vuelto globales, dependemos de miles de personas alrededor del planeta y si alguna de ellas sufre miseria, ya es un asunto que nos atañe a todos, pues nunca sabemos en qué momento esto afectará nuestra propia existencia. 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *