Maravillas naturales por accidente

1. El bosque de bambúes Sagabo se encuentra en Arashiyama, que ha sido designada como un sitio histórico. El sendero que se puede ver en la imagen tiene 500 metros de largo y se extiende a través de uno de los bosques de bambú más bellos de Japón. No es de sorprenderse que la Agencia de Asuntos Culturales declarara a Arashiyama como “Un lugar de belleza escénica”. Este bosque se encuentra cerca de muchos templos y santuarios famosos, incluyendo el Templo Adashino Nenbutsu-ji.

El sonido del viento al soplar por entre los árboles de bambú ha sido designado por las autoridades japonesas como uno de los cien sonidos mejor preservados de Japón.   

2. Cada primavera, una calle tranquila en Alemania, en la ciudad de Bonn, se transforma en un encantador túnel de cerezos en flor.  El fotógrafo Marcel Bednarz capturó esta asombrosa fotografía de los cerezos en plena floración. Nos explicó que de hecho existen dos calles en Bonn que tienen cerezos plantados, pero la que ustedes pueden ver en esta toma se llama HeerstraBe.  Como sabrán, la flor del cerezo promedio dura apenas entre siete a diez días dependiendo de las condiciones climáticas

3. Aunque no es un accidente en verdad, no deja de ser una belleza natural que parece un espléndido accidente de la naturaleza.  Se trata de las esplendidas glicinias que cuelgan agrupadas en racimos, que toman su turno en el calendario floral japonés. El Fuji Matsuri, o Festival de las Glicinias, se celebra cada primavera en Tokio, Shizuoka y Ojazaki.

El Parque Floral Ashikaga es uno de los mejores lugares para admirar las diferentes variedades de glicinias, incluyendo la de doble pétalo, la glicinia gigante y las glicinias amarillas, blancas, rosadas o púrpuras. 

4. Este maravilloso bosque no es un accidente natural, de hecho se trata, según fuentes no oficiales, del bosque más grande hecho por el hombre,  en Johannesburgo. Más de cien millones de árboles pintan de color verde a la ciudad más grande de Sudáfrica. 

Existen al menos 49 especies de jacarandas, la mayor parte nativas de Sudamérica (particularmente Uruguay, Brasil, Perú, Argentina) y el Caribe. Los árboles tropicales fueron llevados a Sudáfrica hace cien años. 

Octubre es el mes en que los miles de árboles de jacaranda están en plena floración. Este túnel espectacular está situado en Johannesburgo o Pretoria, la Ciudad de las Jacarandas, en donde más de 70,000 llenan de pinceladas azul-púrpura el horizonte urbano 

5. La gruta azul, Italia. Pareciera que alguien ha situado bajo el agua luces azuladas, o más fácil en tiempos de Photoshop, alguien habría saturado el color del agua modificando su tono. Pero la realidad es que nada de eso es necesario. La Gruta Azul es un espectáculo natural en la isla de Capri tan sencillo como sorprendente: la luz que ingresa desde el exterior se refracta en el agua de la cueva con un efecto espectacularmente azulado, a juzgar por las fotos. 

6. Al mirar la naturaleza, su ilimitado poder y nuestra falta de equilibrio, surge la pregunta: “¿Qué tenemos que cambiar exactamente en nosotros para adquirir una mayor similitud con la naturaleza?” Ya que, después de todo, si llegamos a la armonía y al balance con ella, podríamos sentirnos finalmente cómodos, llenos, en paz. Ahora la naturaleza ha hecho sentir su presión, expresada como problemas que crecen como una bola de nieve: guerras, peleas y divorcios en las familias, epidemias, tsunamis y otras manifestaciones de cataclismos naturales. Entonces, ¿qué necesitamos cambiar exactamente en nosotros mismos?

La búsqueda de una respuesta a esta pregunta nos lleva a la investigación de la naturaleza humana. La naturaleza interna del hombre es el deseo: el deseo de vivir, de sentirse bien, y de disfrutar. ¿Hacia qué debo dirigirlos con el fin de hacerlos similares a la naturaleza y encontrar su equilibrio? Deben ser dirigidos al beneficio de todos. Y si sólo me preocupo por satisfacer el deseo sólo a mí mismo, tal deseo es llamado “egoísta”. Por lo tanto, dirijo cada uno de mis deseos hacia el bien común y acepto sólo aquellos que vayan por el beneficio de todos.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *