Abandono y poca inclusión, la peor cara de la Secundaria

El 18,4% de los adolescentes de 15 a 17 años no concurre al colegio. La cobertura educativa en esa franja tuvo un leve ascenso en la década, que sólo alcanzó a acompañar el aumento poblacional.

En la película “Moneyball”, el gerente de un club de baseball de pobre presupuesto encuentra la fórmula para que su equipo triunfe sobre los más poderosos, contratando a los jugadores más baratos del mercado. Salvando las distancias, el diagnóstico de la performance educativa argentina en su punto más sensible, la escuela secundaria, por ahora parece transitar el camino inverso. Los últimos datos del Censo 2010, que dio a conocer el INDEC en estos días, dan cuenta de que el 18,4% de los chicos de entre 15 y 17 años sigue sin ir al colegio. Y que el leve aumento de la matrícula en esa franja –2,1% con respecto a 2001– sólo alcanzó a equiparar el crecimiento poblacional.

La Ley de Educación Nacional, que entró en vigencia en 2006, fijó dos metas clave: la obligatoriedad de la Secundaria y el Preescolar, y la universalización de la sala de 4 años. Mientras en el nivel inicial se registró una mejora sensible, con diferencias porcentuales de hasta el 16% en una década (ver infografía), el cumplimiento de la ley en lo que respecta al último tramo del nivel medio es una asignatura todavía pendiente. Esta situación se da en un marco en el que el aumento del presupuesto educativo en ese lapso pasó del 4 al 6,4%; el plan Conectar Igualdad ya entregó casi 2 millones de netbooks a los alumnos secundarios; y la Asignación Universal por Hijo se propuso entre sus objetivos que los chicos de hasta 17 años vuelvan, permanezcan o terminen la escuela.

Comentario:

Este fenómeno es algo que se esta haciendo mas común alrededor del mundo, los jóvenes no ven futuro con certidumbre sino por el contrario, ven un futuro en el que no saben que es lo que va a pasar, no les queda claro que la educación académica que están recibiendo vaya a ser suficiente para tener un buen empleo, un buen desarrollo en el área que les guste.

Los jóvenes están desertando de las aulas escolares es un hecho y no podemos ignorarlo, si en lugar de darles una educación académica en la cual solo los formamos para ser una mano de obra más, les diéramos una educación integral en la que se sientan parte importante y necesaria de la sociedad, que estén en armonía, les guste lo que hagan, su desarrollo y el de todos nosotros seria otro.

Clarín habló con especialistas para analizar el problema y tratar de entender por qué, a pesar de que se habilitaron esos recursos, la inclusión de nuevos sectores sociales en la Secundaria no tiene lugar. Y por qué la deserción sigue siendo alta: la cobertura escolar pasa del 96,5% a los 14 años, al 81,6% desde los 15. Esto confirma las últimas cifras de abandono publicadas por el Ministerio de Educación: a partir de los 15 años deja la escuela el 15% de los estudiantes. Y en toda la Secundaria la deserción trepa casi al 25% (son datos de 2009).

Ianina Tuñón, coordinadora del Observatorio de la Deuda Social Argentina de la UCA, consideró que “en un lapso de diez años era de esperar que hubiera habido un mayor nivel de inclusión que el que muestran los números. El importante incremento del presupuesto educativo no necesariamente determinará por sí solo una mejora, ya que la mayor parte de ese dinero se va en salarios docentes, y esto incide aún más en un contexto inflacionario”.

Néstor López, especialista de IIPE-Unesco, señaló que “ese 20% de la población que falta cubrir en la Secundaria es muy difícil que se reduzca mucho en el corto plazo porque hay problemas estructurales, tanto en la sociedad como en el interior de la misma institución escolar. Por un lado tenemos las desigualdades sociales y ahí entra, por ejemplo, el tema del embarazo adolescente. Por otro, existe una escuela secundaria que no fue pensada originalmente para incluir a todas las clases sociales, sino sobre todo a los sectores medios, y eso va a costar cambiarlo. Es el principal tema de la agenda educativa en toda la región”.

Tuñón agregó que “a partir de los 15 años, muchos chicos buscan otros proyectos que consideran más ‘exitosos’ que el Secundario, como un trabajo, hacer changas o, en el caso de las chicas, formar una familia. Son otras formas de inclusión social, alternativas a la escuela, y desde esa edad pesan fuerte. La Secundaria sigue sin ser capaz de seducir a esos jóvenes”.

Si bien la cobertura de la escuela media en todo el país es del 81,6%, al analizar el escenario provincia por provincia se ve que más de la mitad de la Argentina está por debajo de ese promedio. La Ciudad de Buenos Aires es el gran sostén de aquel número, con el 90,5% de escolarización entre los 15 y los 17 –aunque entre 2001 y 2010 bajó un punto porcentual–.

Andrea Alliaud, doctora en Educación de la UBA, sumó otro elemento al análisis: “Además de contar cuántos alumnos están en el sistema debemos pensar en cómo están, qué se les enseña y cuánto aprenden, es decir, la calidad educativa”. La última prueba internacional PISA –que obviamente no es un campeonato de baseball–, dejó en evidencia esas debilidades entre los argentinos de 15 años.

Fuente: El Clarin

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *