Requiere México una reforma educativa integral y de fondo: José Narro Robles

El país requiere una reforma educativa de fondo, integral, que contemple desde la educación preescolar hasta el posgrado, con la participación de todos los actores, estableció el rector de la UNAM, José Narro Robles. Previo al inicio de la primera sesión del año del Consejo Universitario, Narro Robles abundó que no es un tema que pueda resolverse por una decisión legislativa o por uno de los actores, sino que deben involucrarse los docentes, las autoridades, los representantes de los maestros y quienes tienen responsabilidades en las instituciones de educación.

En el Patio Principal de la Antigua Escuela de Medicina, consideró necesario incluir la regulación de los asuntos de las escuelas particulares, poner énfasis en la calidad, y una reforma que resuelva el problema de la enseñanza de las ciencias, y se valore la importancia de que la educación que reciban niños y jóvenes esté enmarcada en un proyecto nacional. Narro Robles expresó que la reforma propuesta es una parte de lo que se necesita. Por supuesto, debe haber evaluación de todos: instituciones, programas, docentes y alumnos.

Comentario:

Con satisfacción vemos que cada vez más países están llegando a la conclusión de que la educación que se imparte es obsoleta para los tiempos modernos. Nuestro mundo global en donde las personas están tan interrelacionadas, en la cual la acción de una sola persona afecta a todos los demás,  necesita una educación que nos ayude a tomar consciencia de la interconexión en la que nos encontramos y nos eduque para adaptarnos a esta nueva situación.  La ley más sencilla para aplicar en este caso sería, no hagas al otro lo que no quieres que te hagan a ti. O dicho positivamente,  trata a los demás como quieres que te traten a ti.

Al referirse al tema de la cruzada nacional contra el hambre, expresó que hay un problema claro: la existencia de muchos grupos que sufren los estragos de las carencias y la pobreza extrema, con enormes dificultades para salir adelante.

La sociedad entera debe hacer un esfuerzo para resolver una de las expresiones de la desigualdad que es la falta de acceso a alimentos, con especial interés y atención en los menores de cinco años y, de dos años, en particular, porque en ellos los efectos del hambre son muy graves y dejan secuelas permanentes.

México necesita más recursos en su presupuesto público e impulsar una reforma que permita reunirlos para los programas sociales prioritarios, y el desarrollo de las acciones que ayuden a abatir, de fondo y en definitiva, los problemas de la injusticia social, finalizó.

Fuente: UNAM

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *