¿Qué nos hace inteligentes?

 No se trata sólo de tu cerebro, la sociedad e incluso tu pareja influyen

El decir que alguien es inteligente se ve como un cumplido, pero cuando lo pensamos ¿qué es lo que imaginamos? Generalmente se cree que es algo que ocurre en los pensamientos, pero realmente ¿qué es lo que nos hace inteligentes? El psicólogo cognitivo de la Universidad de Sheffield, Tom Stafford, disertó sobre esto en un artículo en la BBC. Algunos estudios psicológicos sugieren que gran parte de nuestra inteligencia viene de cómo nos coordinamos con otras personas y nuestro entorno. Una de las teorías es que somos avaros cognitivos, es decir, que no hacemos un trabajo mental a menos que sea necesario y si pensamos, tratamos de tomar atajos. Decisiones como votar por el candidato con la mejor sonrisa o elegir un restaurante según cuantas personas veamos en el lugar o escribir una dirección en Google Maps en lugar de memorizar la ruta son algunas de las acciones que ejemplifican esta teoría, asegura Stafford.

Las investigaciones muestran que las personas tienden a no confiar en su memoria para las cosas que fácilmente pueden acceder a la información. Cosas como el mundo ante nuestros ojos, por ejemplo, puede cambiar radicalmente sin que la gente se de cuenta. Los experimentos han demostrado que edificios pueden desaparecer y muchas veces la gente no se dará cuenta – es el fenómeno llamado «ceguera al cambio». Este no es un ejemplo de la estupidez humana, si no de la eficiencia mental. La mente se basa en el mundo como un mejor registro de la memoria, y por lo general eso es una buena suposición”, escribió Stafford.

 

Como resultado, los filósofos han sugerido que la mente se ha diseñado para extenderse hacia fuera, sobre el medio ambiente. Tanto es así que, sugieren, que el pensamiento  ocurre tanto en el entorno como en el cerebro. El filósofo Andy Clark nos llama “cyborgs de nacimiento”, seres con mentes que, naturalmente, incorporar nuevas herramientas, ideas y habilidades. Desde la perspectiva de Clark, el camino hacia una solución no es tener las herramientas, sino descubrir que de hecho ya se sabía la respuesta.

Comentario:

A partir de los estudios científicos que se han llevado a cabo nuestra inteligencia  depende del medio ambiente y de nuestras relaciones con los demás. La unidad es la palabra clave para lograr claridad de pensamiento. Dentro de un grupo aprendemos mejor como manejar nuestras emociones y nuestra conducta. Busquemos un medio ambiente que nos ayude a desarrollarnos como personas.

Un estudio de la memoria de Daniel Wegner de la Universidad de Harvard ofrece un claro ejemplo de este efecto. A varias parejas se les pidió que entraran en el laboratorio para realizar una prueba de memorización. La mitad de las parejas se mantienen unidas, y la mitad fueron reasignados a emparejarse con alguien a quien no conocía. Ambos grupos estudiaron una lista de palabras en silencio, y fueron analizadas individualmente. Las parejas que ya lo eran poían recordar más elementos que los que recién se conocían.

Lo que sucedió, según Wegner, era que las parejas en una relación tenían un buen conocimiento de sus parejas. Debido a esto, tácitamente dividieron el trabajo entre ellos. Se basa en la confianza, igual que la que depositamos en un motor de búsqueda, el desarrollo de un sistema compartido se denomina «memoria transactiva«.

Tener una mente que funcionan de esta manera es una de las grandes fortalezas de la especie humana. En lugar de ser forzados a depender de nuestros propios recursos para todo, podemos compartir nuestros conocimientos y expandir nuestro entendimiento.

Así que además de tener un entorno físico – como los locales o edificios que viven o trabajan en – también tenemos un ambiente mental. Lo que significa que cuando te pregunto dónde está su mente, no debes apuntar hacia el centro de la frente. Nuestras mentes están formadas tanto por las personas y las herramientas que nos rodean, como por las neuronas dentro de tu cráneo.

Fuente: QUO

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *