Los chicos reclaman plazas y seguridad en los barrios

“Red, reflectores y arco para la canchita”, “quiero que arreglen el barrio de nosotros: la plaza, la cancha”. Las frases son los deseos de niños de barrio Guiñazú y representan lo que miles de pequeños y adolescentes quieren para sus barrios.

Las frases se leen en un informe presentado ayer que sobresale en especial por dos características: primero, que supuso el trabajo conjunto de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC) con la Municipalidad de Córdoba. Segundo, que incluye la voz de niños y adolescentes que habitan los barrios, además de la de los adultos. Así, no son sólo las personas mayores hablan de las necesidades de todos, sino que son los mismos chicos los que tienen voz.

El resultado fue la publicación “Fortalecimiento de los consejos comunitarios de niñez y adolescencia de la ciudad de Córdoba”, en base a instancias de capacitación y diagnóstico participativo en el chicos de cuatro barrios, por un lado, y adultos de seis, por el otro, evaluaron aspectos como la educación, los espacios públicos, la seguridad y la familia. Se trabajó con el Consejo Municipal de la Niñez y la Adolescencia junto a sus respectivos Consejos Comunitarios que se encuentran en los CPC de la ciudad. El informe fue presentado ayer por el intendente, Ramón Javier Mestre, y la rectora de la UNC, Carolina Scotto.

Comentario:

Es de notar la claridad con que perciben estos niños y adolescentes las problemáticas sociales y hasta proponen algunas soluciones. En verdad no hay que buscar un programa estructurado por las personas, la sociedad o los gobernantes, debido a que carecemos del entendimiento de cómo opera la naturaleza, que es el medio en el que todos nos desenvolvemos.

Esta felicidad tan buscada está en conexión con el entorno, en armonía con nuestros semejantes y con el mundo ¡Quién necesita la investigación! El mundo debe cambiar, o más bien nosotros lo cambiaremos, y seremos felices, nosotros y no aquellos que hoy nos dictan a partir de qué tenemos que hacer para ser felices, movidos por interese personales o de grupos.

Empecemos juntos este camino, la necesidad ya la tenemos todos.

Muchas y variadas. Las demandas y las problemáticas planteadas por niños y adultos fueron muchas y de las más variadas: salud, violencia familiar como problemática generalizada, insuficiencia de alimentación, escuelas en mal estado, violencia institucional de la Policía de Córdoba, entre otras.

Por ejemplo, en Argüello, se señala la ausencia de adultos en la dinámica del hogar. Es más, la mayoría de los chicos que participaron de la consulta son cuidados por hermanos mayores o son cuidadores de hermanos menores. “Que los padres trabajen menos así están más tiempo con nosotros”, fue otro de los deseos de los chicos.

Entre la variedad de demandas y situaciones planteadas una fue coincidente: el planteo de mayor seguridad y de plazas en buen estado de niños, niñas y adolescentes. “Los niños señalan enfáticamente la ausencia de equipamiento e infraestructura urbana en relación con los espacios públicos de recreación, encuentro y juego. Desean plazas con flores, árboles, y juegos sanos, espacios limpios y agua potable para beber mientras juegan”, es uno de las demandas de los chicos de Argüello.

Además, el informe señala que desde el CPC de Empalme los chicos ven a la plaza del barrio como principal espacio de encuentro y recreación. “Los jóvenes denuncian las condiciones en las que este espacio se encuentra, siendo su mejora y mantenimiento una de las principales necesidades expresadas”, dice el informe.

El diagnóstico es muy importante ya que la Ordenanza Municipal 11.618 prevé la concertación de políticas públicas a partir de esta herramienta.

“Hay mucho peligro a la noche”

CPC Empalme. “(A la plaza) le falta todo, bancos, el tobogán, la hamaca”, “que pongan luz en la plaza porque hay mucho peligro a la noche”, “que la limpien, que la pinten, que le pongan los juegos, luz, la tienen que hacer de nuevo”, dicen los chicos consultados en CPC Empalme

CPC Colón. “Recuperar el club de Villa Siburu”, “construir una plaza y canchas de fútbol”, son algunos de los dichos.

CPC Argüello. “Hasta a los policías los matan en el barrio, yo no quiero ser policía por eso, mi papá y mi tío son policías”, asegura uno de los participantes.

Fuente: La Voz

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Abelardo Vela dice:

    Es claro que cualquier persona mira su entorno y nota aquellas cosas que son relevantes y sobre salen de las que considera que carece.
    El entorno de cada persona en el mundo es distinto al de los demás, pero hay cosas que determinados individuos comparten en su entorno, y aquellas cosas de las cuales carecen en común son las que plantean una inconformidad con los responsables de proveer dichos recursos.
    La sociedad nos plantea un tipo y estilo de vida estandarizado que debemos seguir en su conjunto todos, por ello nuestras perspectivas convergen en muchos sentidos, situaciones y eventos. Pero cada persona tiene una perspectiva propia, sin embargo ésta ha sido moldeada por la misma sociedad que la influye, ya sea que la acepte o la rechace, siempre habrá factores que componen su idiosincrasia y los cuales tienen su simiente en la sociedad misma en la que vive. Por lo tanto, esto explica porque los miembros de determinadas sociedades han perdido toda noción de entendimiento con la naturaleza misma que los creo. Es un proceso que hasta cierto punto tiene sentido y lógica. Pero suponer que podemos cambiar el entorno es algo aventurado a suponer, simplemente porque nuestra influencia en el entorno está en el rango de cual es el ejemplo que damos,porque manipularlo materialmente es simple, lo hacemos todo el tiempo al tomar los recursos naturales para satisfacer las necesidades que nos surgen por mas banales y superfluas que sean.

    Si se desea cambiar, el cambio real parte de uno mismo y dar el ejemplo es la labor de aquel que está tratando de influir su entorno. Sin embargo, las personas no responden necesariamente a un estimulo como el ejemplo a seguir de alguien, simplemente porque deben tener y entender las razones por las cuales deben seguir ese ejemplo, y la manera en la cual ese ejemplo puede ser captado es en base a una repetición constante. Qué quiero decir con esto. Las seres humanos poseemos la capacidad de entender y comprender algo, por muy abstracto que este sea, cuando somos sometidos a constantes repeticiones del mismo hecho, evento o situación que se nos presente. La experiencia nos permite evaluar y calcular el beneficio que le puede traer aquello a lo cual es expuesto y en consecuencia lo adoptará si entiende cuanto le afecta o le beneficia.
    Por esto, debemos entender que hay que mostrarle a la gente las veces que sea necesario que y como está viviendo hoy y que le depara. Pero esto implica un desarrollo mayor del conocimiento mismo de la naturaleza humana, algo que parece muy lejano hoy, sin embargo estos primeros intentos por entender la naturaleza humana deben comprender una explicación un tanto más detallada que nos permitan distinguir lo que se nos quiere decir con felicidad y conexión con el entorno entre otros conceptos que pueden parecer demasiado abstractos o complicados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *