El medio ambiente en el que nacemos tiene una gran influencia

 

Quienes nacen en lugares violentos tienen más probabilidades de traicionar. La traición es un tema recurrente en nuestra vida y en el arte: ha sido motivo de pasajes bíblicos,  de innumerables telenovelas y películas. Sin embargo, ¿qué hace que una persona decida faltar a la confianza que otros le han depositado? Para saberlo, un grupo de psicólogos en la Universidad de Miami diseñaron un experimento para conocer la influencia de las experiencias de la niñez en la conducta adulta.

Para ello los psicólogos seleccionaron 244 voluntarios (131 de ellos mujeres) de edades entre 17 y 53 años. Posteriormente los hicieron pasar hacia cubículos equipados con computadoras donde se les dijo que estarían enfrascados en un juego de negociación con otras personas seleccionadas al azar. De acuerdo con la descripción del experimento, publicada en la revista Proceedings of the Royal Society B, en realidad los estudiantes estuvieron interactuando con un programa de cómputo, hecho para crear situaciones donde una persona podría perder o ganar dinero si entregaba información sobre su contrincante a una tercera persona.

 

Después de la investigación, los científicos hicieron que los voluntarios pasaran por otro examen para conocer el ambiente en el que habían vivido y si habían estado sujetos a experiencias como robos o enfrentamientos violentos con los vecinos. Tras analizar los datos, los científicos encontraron que a medida que la gente había vivido en un entorno más violento, tenía mayor tendencia a entregar información sobre el contrincante. Así, las personas que habían vivido en los barrios más rudos tenían hasta 64% más probabilidades de traicionar a los demás.

¿Qué significa esto? Los científicos encontraron que las experiencias de la infancia tienen una enorme influencia en la conducta de los adultos, sobre todo en la reproducción de conductas nocivas a nivel social. Por ello, educadores y encargados del bienestar de los niños ahora tienen un mejor argumento para mantener y expandir programas de atención y apoyo a la infancia en condición vulnerable.

Comentario:

A medida que los investigadores y científicos estudian a mayor profundidad las razones por las cuales una persona actúa de tal o cual forma se dan cuenta el medio ambiente en el que se desenvuelven tiene una gran influencia sobre ella y proviene de la de la familia, de los padres. Si queremos darles a nuestros hijos un ambiente mejor es necesario reeducarnos, tomar consciencia de que cada una de nuestras acciones va a influir y repercutir en el comportamiento de nuestros hijos y por ende en nuestra sociedad.  Todos queremos lo mejor para los hijos por lo que cada día requiere de una línea de reflexión para formar seres humanos estables que se integren a la sociedad.

Fuente: QUO

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *