Madre agrede a compañeros de su hija por supuesta discriminación

 

La madre de una niña de 11 años que concurre a una escuela de la localidad de Fiambalá en Catamarca ingresó al aula donde cursa su hija y agredió a un grupo de compañeros porque supuestamente la discriminan por ser “pobre”.

El hecho se produjo el viernes pasado, aunque fue informado hoy por la prensa local, cuando una mujer ingresó furiosa al aula de su hija y, aparentemente sin mediar palabra, agarró del pelo a unos de los chicos, a la vez que le pegaba a otro de los niños.

El resto de los alumnos intentó detenerla agarrándola del brazo y gritándole que los soltara, pero la mujer fuera de control no dejaba al alumno que había tomado del pelo, que lloraba sin consuelo, dijeron los padres de los chicos atacados.

Las familias de los nenes golpeados realizaron una denuncia y dialogaron con la prensa para relatar lo sucedido.

Cuando uno de ellos era entrevistado por radio FM San Francisco, la madre agresora salió al aire para defenderse y relató que su hija “es permanentemente discriminada por su condición económica humilde”.

Asimismo, mencionó con nombre y apellido a los chicos que supuestamente maltrataban diariamente a su hija.

La mujer, identificada como Emilia Bourda, aseguró que fue a la Policía a realizar la denuncia, aunque los padres de los menores de edad agredidos también habían ido a dejar constancia de lo sucedido y hoy harían lo mismo acompañados de autoridades del Ministerio de Educación provincial.

Comentario:

Hechos similares han sucedido también en otros países, como Italia, España y Francia. Y volverán a suceder siempre con más frecuencia, si no se toman acciones reales en contra del llamado bullying. Hasta ahora, realmente, no se ha hecho mucho. Conocemos los perfiles psicológicos de quienes hacen el bullying y de quienes lo padecen. Conocemos los lugares donde más se ejerce ese tipo de abuso, y que la prensa en todo el mundo da mucha visibilidad a este gran problema contemporáneo.

Pero lo que se necesitan son acciones reales. En las escuelas, lugar donde es más detectado, se requiere de comités,  grupo de apoyos y ayuda psicológica permanentes. También se podría implementar números de teléfonos sin costo, para apoyar y orientar a las personas que lo están padeciendo. Y lo más importante, cursos de educación integral, que forme personas más responsables y sensibles hacia sus compañeros. Esta es la solución verdadera a esta “plaga” social. Entretanto, es nuestro deber como padres platicar con nuestros hijos sobre este problema. Si un niño es agresivo y cae en el bullying en realidad necesita ayuda psicológica.  Es un foco rojo que indica que algo está mal en su interior.

Fuente: La Voz

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *