Relato Beso de un águila

 

Esta es la historia de Jeff, un hombre con una gran sensibilidad que se encontró en 1998 con un águila con las dos alas rotas en cuatro partes. Sin embargo, él decidió darle la oportunidad de vivir y la llevó al centro veterinario. Luego, tomó sobre sí la responsabilidad de brindarle cuidados y atención. Hablaba con ella animándola a luchar por su recuperación y la alimentó durante semanas por medio de un tubo. Un mes y medio después, se tomó la decisión que si el ave no se sostenía por sí sola en sus patas, tendrían que ponerla a dormir para no prolongar sus sufrimientos. 

El día señalado Jeff fue a visitarla, pensando que sería tal vez por última vez, pero allí estaba ella, de pie por su cuenta, una gran y bella Águila. Y le dieron el nombre de Libertad. Como sabían que no podía volar, Jeff consiguió un guante de entrenar con una correa para sujetar la pierna del águila y empezaron a hacer programas de educación para las escuelas. 

En el año 2000, a Jeff le diagnosticaron linfoma no-Hodgkin, en la etapa 3. Tuvo que recibir ocho rondas de un severo tratamiento de quimioterapia. Durante todo ese tiempo, Jeff pensaba en Libertad, en su empeño por vivir y sentía que ella venía durante su sueño para ayudarle a luchar contra el cáncer. Cuando al fin fue para el último diagnóstico le dijeron que la enfermedad había desaparecido.  Jeff nos platica:

“Así que lo primero que hice fue levantarme y llevar a la chica grande a dar un paseo. Era una mañana con niebla y muy fría.  Quería ver si se atrevía a volar aunque fuera un vuelo corto. Fui con una correa para sujetar la pierna del Águila con un anillo para fijarlo a la correa de mi mano…y salimos frente a la parte superior de la colina. Yo no había dicho ni una palabra a Libertad, pero de alguna manera lo sabía. Ella me miró y me envolvió  con sus inmensas alas hasta donde yo podía sentir su presión y toda su fuerza en mi espalda  –  yo estaba envuelto por las alas de el águila. Entonces me tocó la nariz con su pico y se quedó mirándome con sus  ojos, quedándose allí muy tranquila por no sé cuánto tiempo. Emprendió un corto vuelo y regresó a mí.  Ese fue un momento mágico.  Hemos sido amigos del alma cada vez desde que llegó a mi vida  Esta es un ave muy especial”.
 
Relato enviado por una lectora.

También te podría gustar...

4 Respuestas

  1. carmen dice:

    Es creer en uno mismo, creer en lalibertad y tener la profunda esperanza de ke un dia habrà paz para todos los animales. Amor, paz,esperanza, derechos y la esperanza de ke un dia seràn amados y respetados, tal cual lo merecen.

  2. JUAN dice:

    UNA HISTORIA MUY LINDA

  3. Cárcel Josefina Zambrano dice:

    sinceramente estas acciones entre ser humano y ser animal, nos radica mas nuestra sensibilidad para tener esperanzas vivientes, dignas y heróicas, que gran ejemplo, felicitaciones por mostrarnos este episodio. gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *