El gran amigo de la infancia

 

Comentario:

El gran amigo de la infancia, el incondicional, el que siempre está allí, en las buenas y en las malas,  el que siempre escucha… ¡sin juzgar ni opinar! ¿Y si tomáramos estos principios para nosotros mismos ahora como adultos y tan solo a una persona le brindamos este tipo de amistad? ¿Y si tratáramos de hacerla extensiva a muchos más? No dudamos que habría algún ingrato, pero habría muchos otros que estarían allí siempre para nosotros, para acompañarnos.  Si garantizamos nuestra amistad a un número de personas, en la misma medida recibiremos la garantía de amistad de ellas.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *