¿Qué pide una niña que gana la olimpiada del conocimiento?

 

Este día en la ceremonia de Premiación del Concurso Olimpiada del Conocimiento Infantil 2012, el primer lugar de la competencia, Maria Fernanda Camacho Zúñiga, una niña de San Luis Potosí dirigió unas palabras al Presidente de la República, Felipe Calderón Hinojosa y a los invitados donde resaltó la situación de inseguridad que vive el país y que la educación contribuye a reducir dicha problemática.

“A las niñas y niños de México, nos preocupan las situaciones de inseguridad y adicción. Y estamos seguros que la educación contribuye a reducir estos problemas, si realmente hay un compromiso de todos: autoridades, padres de familia, maestros, medios de comunicación y sociedad en general, para disminuir esta situación tan dañina para la niñez y juventud de México”.

“Agradezco que mis palabras hayan sido escuchadas por usted y los presentes, esperando que sean tomadas en cuenta por todos, en especial, por las autoridades, para que logren solucionar esta situación y se les garantice a los niños y a las niñas de México, la justicia que todos merecemos”.

Comentario:

La niña María Fernanda Camacho Zúñiga primer lugar de la competencia Olimpiada del Conocimiento, declaró que la educación contribuye a reducir la  problemática de la inseguridad y las adicciones.

La nueva generación está enfrentando un mundo completamente nuevo lleno de desafíos sin precedentes. Si enfocamos nuestra atención en las necesidades de nuestros niños, podemos ayudarlos significativamente a enfrentar problemas tales como el abuso de drogas, la violencia, el creciente índice de deserción escolar, temas que creemos que no están siendo tratados por la mayoría de los sistemas educativos actuales.

Las escuelas de hoy en día simplemente tienen como meta dotar a los estudiantes con herramientas a través de las cuales continúen su instrucción en universidades y colegios superiores. Las escuelas no educan en el completo sentido de la palabra.

La educación, como acabamos de describir, no es meramente el acto de proporcionar conocimiento. Es el proceso  de diseñar la personalidad y comportamiento de cada uno de nosotros. En efecto, la esencia de la educación es enseñar al estudiante cómo enfrentar y triunfar en la vida. Una escuela que sólo enseña cómo memorizar información es irrelevante en la realidad actual.

A la luz de todo lo anterior, tenemos que darnos cuenta que necesitamos hacer un cambio fundamental en el modelo educativo. Debemos examinar los desafíos que el mundo moderno nos presenta y ver si la educación que proporcionamos en la actualidad concuerda con ellos lo suficiente.

Para resolver la crisis, debemos ajustar nuestra red de conexiones y hacerla realmente global. Cada persona debe reconocer la naturaleza del mundo en el que vive, y comprender que en el Siglo XXI, nuestra vida personal depende de nuestra actitud hacia los demás. Por consiguiente, debemos educar a la gente para que se sensibilice respecto a los demás, que se vuelvan atentos y responsable en su enfoque hacia el mundo.

Por lo tanto en el Siglo XXI el mundo necesita más que una solución económica o política a sus problemas. Ante todo necesita una solución educativa.

Numerosos estudios y libros ya han determinado que el elemento más importante en la formación de la personalidad de una persona joven es el ambiente que lo rodea. Por consiguiente, «educar» realmente a un niño significa ubicarlo en el medio ambiente correcto, que incida en resultados positivos y valores correctos. Para educar una generación que erradique la crisis que el mundo está experimentando actualmente, debemos crear un entorno social diferente para nuestros hijos.

Desde el principio, los niños necesitan crecer con la comprensión de que el egoísmo: disfrutar a expensas de los demás, es la causa principal del sufrimiento en el mundo adulto. Al mismo tiempo, debemos mostrarle a los niños—utilizando varios instrumentos de enseñanza—que las relaciones basadas en la consideración mutua, la tolerancia y la comprensión facilitan la armonía y la persistencia de la vida.

Fuente: Sinembargo

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *