Podrían sufrir lesiones 80 por ciento de niños por cargar mochilas

 

De los casi 25 millones de niños de educación básica que regresarán el próximo lunes a clases, 80 por ciento de ellos están en riesgo de sufrir alguna lesión de espalda por cargar mochilas pesadas, advirtió Jorge Luis Campa, especialista del IMSS. Campa Arellano, médico del Hospital de Traumatología y Ortopedia Lomas Verdes, del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), destacó que los más propensos son los menores de entre seis y ocho años debido a su constitución física.

Incluso, alertó que cada año los problemas de lumbalgia y trastornos en la columna vertebral se incrementan en el primer trimestre del curso escolar cada año que es el tiempo en el que acuden al colegio con nuevos cuadernos y libros, y es necesario que los transporten diariamente hasta acoplarse al nuevo horario de materias. Entre las lesiones están dolores en cuello, hombros y lumbares que se manifiestan a corto y largo plazos desviaciones de columna, como la escoliosis idiopática en la adolescencia, precisó.

La sobrecarga que soporta un niño depende de su edad, peso y características físicas, pero al iniciar clases las mochilas llegan a pesar hasta 10 kilos y sólo utilizan entre 20 y 30 por ciento de los útiles que transportan, señaló. El traumatólogo recomendó que sólo se lleven a las escuelas los cuadernos y libros que ocuparán para las tareas. Detalló que hay malformaciones que también resultan de malas posturas, por lo que es importante que los niños no carguen la mochila de una sola asa, ya que la posición inclinada que adoptan también genera lesiones.

Los estudiantes deben sentarse de manera correcta, no agacharse a levantar objetos pesados doblando el tronco y tener una actividad física que les ayude a mantener un buen tono muscular a nivel abdominal y de la espalda baja, destacó. Las mochilas con ruedas son adecuadas para prevenir lesiones en la espalda, pero también tienen riesgos que son las caídas o afectaciones en las muñecas, señaló. La mochila adecuada sería una acojinada de los dos tirantes y la parte posterior de la espalda y que las partes superior y posterior no rebasen los hombros ni glúteos para que el peso no le gane al niño, puntualizó.

Comentario:

Cargar todos estos libros realmente daña la columna de estos niños que más adelante sufrirán diversas molestias que se habrán derivado de ello.

En la práctica, las soluciones son muy variadas pero obviamente requiere de inversiones por parte de las autoridades educativas que soslayan el problema que se presentará a futuro.  Por ahora queremos aprovechar el espacio para presentarles algunas ideas sobre la educación integral:

Ante todo está la escuela. La finalidad  de la escuela no es simplemente impartir conocimientos para que el niño apruebe un examen. Más bien, la escuela debe formar a los niños para convertirlos en seres humanos, o mejor aún, humanitarios. Los niños deben recibir una educación que corresponda al modelo del mundo en el cual vivirán cuando se conviertan en adultos. Se les deben dar las herramientas para ser  personas conectadas,  que sepan comunicarse, que es lo que aspiramos enseñar para que sean adultos capaces de crear relaciones genuinas y duraderas dentro del marco de la responsabilidad mutua. Esto se logrará mediante la creación de un ambiente favorable a las relaciones sociales  en la escuela y— lo más importante—un ambiente en favor de la escuela dentro de  casa.

En lugar de enseñar cómo ser el mejor alumno de su clase, el niño necesita que le enseñan a construir una sociedad en la que las personas estén conectadas entre sí, en un ambiente  de amistad e igualdad.  Pueden empezar, por ejemplo, sentándose en un círculo, en lugar de sentarse en filas en pupitres separados. A través del juego se les puede enseñar el poder y el sentido de pertenencia que ofrece este modo de estudio.

El concepto del aprendizaje social, en lugar del aprendizaje individual, no es una noción teórica. Se ha experimentado en numerosas oportunidades con repetido éxito, hasta tal punto que cabría preguntarse por qué  hemos hecho caso omiso de sus obvias bondades durante tanto tiempo.

En otro artículo les comentaremos sobre algunos estudios que se ha  hecho respecto al aprendizaje colaborativo.

Fuente: Proyecto 40

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *