Los mineros colapsan el tráfico en Asturias y una barricada en Moreda termina en batalla campal

 

La huelga indefinida de la minería del carbón alcanza hoy su duodécima jornada en Asturias con casi una treintena de cortes de autovías y carreteras así como cuatro interrupciones en vías ferroviarias, según informa la Delegación del Gobierno en Asturias.
En Moreda se ha producido una batalla campal después de que los mineros cortaran toda la mañana una carretera. Los agentes antidisturbios intervinieron para impedir la barricada y se produjeron graves enfrentamientos.
La convocatoria de paro en la minería mantiene un seguimiento del cien por cien tanto en los pozos de la empresa pública Hunosa como en los de las compañías privadas mientras que en los pozos Candín y Santiago continúan encerrados en cada uno de ellos cuatro de los cinco mineros que han iniciado sendas reclusiones.

 

El tráfico ferroviario se ha visto afectado con cortes en cuatro vías, dos de la compañía Renfe y otras dos de Feve, de la que uno de ellos, el que afecta al tramo entre Tuilla y La Felguera, en Langreo, continuaba sin servicio a las 11 horas.
Los otros tres, en los que el paso ya ha sido restablecido, se han producido en Caborana, perteneciente a Feve, y a los puntos de Villallana, en Lena, y El Caleyo, en Oviedo, ambos de Renfe.
Las actuaciones de protesta en las carreteras asturianas iniciadas a primera hora han registrado un total de veintisiete cortes en diferentes autovías y carreteras de la región, que con carácter intermitente han ido restableciendo la circulación durante la mañana.
Entre los más relevantes destacan los realizados por los piquetes mineros en la A-66, en Latores (Oviedo); en la A-64, en Fabares (Villaviciosa) y en la AS-I, en dos puntos distintos, ambos en las proximidades de Mieres.
Otros cortes intermitentes que posteriormente han permitido la reanudación de la circulación proseguían han tenido lugar en el kilómetro 4 de la AS-112, a la altura de Caborana, en Aller, y en el kilómetro 30 de la AS-15, en la Casares, en la carretera Rodriga-Puerto de Cerredo.

Comentario:

Las noticias de la huelga son que los mineros del carbón a 13 días de la huelga están dispuestos a “aguantar lo que haga falta”, en espera de una solución que garantice el empleo y el mantenimiento de la actividad minera.  La agitación laboral y social continúa porque se ha insistido en realizar recortes al sector obedeciendo a la falta de recursos y a la necesidad de ajustar el gasto público.

Si a lo anterior agregamos las alarmantes cifras de desempleo de personas en la Eurozona, particularmente en España, provocadas por la crisis económica en ese país y en todo el mundo nos podemos imaginar el desasosiego de los mineros al ver el futuro incierto de sus empleos y su modo de vida.

Todos estos malestares sociales presentan un serio desafío.  Por un lado, la demanda de tener un nivel de vida decente para todos es comprensible. Por el otro, los gobiernos no pueden quebrar sus presupuestos si quieren mantener economías funcionales. En días en los que prácticamente todo el mundo está en una profunda crisis económica cuyo fin no está a la vista, cuando muchos países están en peligro de una bancarrota inminente, es irresponsable incrementar los presupuestos, que ya están en un profundo déficit. Sin embargo, la gente está exigiendo justicia social, y con razón. ¿Entonces qué deben hacer los gobiernos?

Primero, es importante tener en cuenta que, como dijo Einstein «Los problemas importantes que enfrentamos no podemos resolverlos al mismo nivel de pensamiento que se utilizó cuando los creamos”.

Es necesario prepararnos para un mundo de conceptos sociales distintos, un cambio en la estructura de la economía que se base en la preocupación social.  Vivimos ahora en un mundo globalizado y autoridades y trabajadores deben ser tomados en cuenta.  En otras palabras, el orden correcto de operaciones para garantizar nuestro bienestar perdurable comienza con una explicación de la necesidad de la garantía mutua, con una educación para vivir en el nuevo mundo.

La garantía mutua es como una esfera que crece conectando los opuestos. Es cierto, somos diferentes en todos los sentidos—en nuestros pensamientos, nuestros hábitos, nuestros caracteres, y nuestros cuerpos. Pero al mismo tiempo, comprendemos que la realidad dictamina que nos unamos y trabajemos juntos. Una sociedad que proyecta que el mensaje de la garantía mutua es la ley fundamental de la vida nos hará no sólo comprender este concepto intelectualmente, sino luchar para aplicarlo en nuestras vidas diarias.

Fuente: Euronews

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *