Agencias de la ONU piden al G-20 redoblar lucha contra el hambre

 

Las agencias de la ONU relacionadas con la alimentación, con sede en Roma, han expresado el deseo de que los líderes del Grupo de los Veinte (G-20) reunidos en México redoblen sus esfuerzos para luchar contra el hambre.

La Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el Fondo Internacional para el Desarrollo Agrícola (FIDA) y el Programa Mundial de Alimentos (PMA) emitieron una declaración con motivo de la Cumbre del G-20 en Los Cabos, México.

 

                   (Foto: davidnesher.blogspot.com)

En ella dijeron recibir con agrado la prioridad otorgada a la seguridad alimentaria y nutricional por la presidencia mexicana del G-20 al mantenerla en primer plano del programa mundial de desarrollo, de conformidad con el Plan de Acción Plurianual de Seúl, aprovechando los esfuerzos realizados por el G-20 durante presidencias anteriores .(Si desea seguir leyendo favor de dar Click en el enlace)

Comentario:

Es interesante ver que los organismos de la ONU  piden al G-20 que tomen la seguridad alimentaria y nutricional y piden “mantenerla en primer plano del programa mundial de desarrollo”. La verdad es que me pregunto si en realidad se ha”mantenido en primer plano” del desarrollo mundial o si es solo una de esas frase de cajón que venimos oyendo hace ya tantos años. Las hambrunas en África no son nuevas, tampoco es nuevo para todo el saber que si no atendemos las necesidades alimentarias de un país y hay hambre difícilmente será un país en que se desarrollo pacíficamente y que inevitablemente se producirá una estabilidad política y social y producirá crisis. La verdad no veo nada nuevo acá en esta declaración, así como tampoco es nuevo el saber que en realidad en los países que llamamos el G-20, no hay una voluntad digamos “política” para solucionar la hambruna del África y de lo que llamamos los países en desarrollo o de lo que vemos hoy en día que empieza a pasar aun en los países desarrollados, donde ya vemos miles de personas entrando a vivir en situaciones por debajo de la línea de pobreza.

Podríamos entonces concluir que la crisis no es nueva, lo único que ha cambiado es que ya al menos hemos dado un paso adelante y reconocemos que la “crisis” existe y estamos viviendo en ella. Solo estamos revelando un estado “nuevo” dentro del próximo estado al que debemos llegar como humanidad. Ahora lo que necesitamos es este reconocimiento general de la población de que ellos están crisis. Pero lo que aun no logramos reconocer es que la esencia de la crisis no radica en la economía, en la industria, en las finanzas, en la familia, en la educación, en la religión o en la ciencia. La crisis está desarrollándose dentro de la persona y el propósito es llevarnos a un equilibrio con un nuevo sistema que se revela ahora en el mundo. Y este fenómeno podríamos llamarlo “interconexión” o “globalización” o “integralidad”, donde  la naturaleza, y no quiero decir con naturaleza, las piedras, las plantas, los animalitos, etc., sino que con naturaleza queremos referirnos a las leyes que nos rigen y nos manejan al ser una parte integral de esta y que ya no nos permite seguir sintiendo que nosotros los “humanos estamos por fuera o por encima de estas leyes, como hemos creído erróneamente hasta ahora y ahora como un efecto de causa y consecuencia esta misma naturaleza nos lo hace saber, por medio de Tsunamis, terremotos, etc.

¿Entonces será que seguiremos pensando que con unos cuantos miles de millones de dólares seremos capaces de “sobornar a esta naturaleza” y que nos deje seguir en nuestro desenfrenado camino a la autodestrucción? O será que en realidad la solución es tan simple, que por su simpleza no la veamos? Y es que si yo cambio mi visión de utilizar a todo y a todos para mi propio beneficio y decido trabajar en pos del bien común, todo cambiara?

Sé que parece un sueño utópico, tal vez, pero la verdad es que creo, es la única cosa que no hemos intentado hacer. Además hay tantos y tan variadas personas que lo han dicho, desde tan diversos puntos de vista, pero hemos sido sordos y espero que ya no sigamos siendo más sordos, ciegos y mudos.

Asimismo acogieron con agrado el reiterado reconocimiento por el G-20 del papel decisivo de la agricultura a pequeña escala en relación con la seguridad alimentaria mundial y con el incremento sostenible de la productividad.

“Además, instamos a que la seguridad alimentaria y nutricional continúe ocupando un lugar destacado en el programa del G-20 en los próximos años”, dijo el texto fechado en Roma.

Señalò que la seguridad alimentaria y nutricional representa un hilo conductor común que vincula los diversos elementos necesarios para construir un futuro pacífico, estable y sostenible y que la seguridad alimentaria y nutricional debe situarse en el centro del programa para el desarrollo sostenible.

Dijo que ha sido constatado que la inseguridad alimentaria puede provocar inestabilidad y desencadenar crisis, así como el alto precio que estas pueden cobrarse a su vez en lo relativo a la seguridad alimentaria.

Otra lección derivada de las recientes crisis, agregó, como la que afectó al Cuerno de África, “es que tenemos que dejar atrás la dicotomía entre asistencia humanitaria y asistencia para el desarrollo”.

Indicó que la vinculación de redes de seguridad social, transferencias de efectivo y programas de dinero por trabajo, por una parte, con el apoyo a los pequeños agricultores, por otra, es un ejemplo de cómo se pueden promover enfoques que ofrecen solo ventajas y ayudan a reforzar el tejido social y establecer ciclos virtuosos de desarrollo local.

Dijo que el crecimiento de la productividad, particularmente en la agricultura a pequeña escala, es un componente fundamental de sistemas alimentarios más resistentes y sostenibles.

“No obstante, también es importante reducir las pérdidas y el desperdicio de alimentos, que actualmente ascienden a cerca de mil 300 millones de toneladas, o sea, más de un tercio de los alimentos que producimos”, anotó.

Recordó que hoy en día, alrededor de 900 millones de mujeres y hombres están desnutridos. La mayoría se encuentran en África y Asia.

“Ante esta dramática realidad, expresamos el deseo de que los líderes del G-20 redoblen sus esfuerzos para combatir el hambre”, indicó.

También recordó que en todo el mundo, las mujeres impulsan el cambio, por lo que “es esencial invertir en las mujeres” y “el empoderamiento, la educación y la igualdad de las mujeres son fundamentales para realzar la seguridad alimentaria, el desarrollo sostenible y el crecimiento económico”.

“Bajo la presidencia mexicana, el G-20 ha emprendido nuevos y significativos esfuerzos para abrirse a otras partes interesadas, ya sean de la sociedad civil, del sector privado (incluido el G-20) o del sector público”, dijo.

“Nos felicitamos por estos esfuerzos y los consideramos también una oportunidad preciosa para que surjan nuevas asociaciones con miras a tratar de alcanzar la seguridad alimentaria y nutricional mundial que incluyan a todos los grupos fundamentales de partes interesadas, empezando por los agricultores”, concluyó.

Fuente: SinEmbargo

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *