Una clase con los indignados de Londres

Es casi medio día en Londres y un centenar de jóvenes se afana en llegar a tiempo a clase equipados con libretas, bolígrafos y cámaras de fotos.

El curso de hoy es especial porque la dará Manuel Castells, catedrático de sociología de la Universidad de Berkeley, en Estados Unidos, y el académico de Tecnologías de la Información más citado del mundo.

Lo único fuera de lo usual es que en esta ocasión, Castells no impartirá clase desde un ceremonioso púlpito, sino sobre un rudimentario tablón de madera frente a los escalones de la Catedral de St. Paul’s.

Aulas alternativas

En una Europa con tarifas educativas cada vez más excluyentes y con un sistema universitario cuya estructura, en algunos casos, se remonta casi a tiempos de la Ilustración, algunos reivindican lo que se denomina “Universidad popular” o “Universidad de la Calle”.

Educación abierta, gratuita y para todos, que tanto los movimientos de “Indignados” en España como los “Occupy” en Londres ponen en práctica como parte de sus actividades diarias.

Son clases organizadas no importa donde, ya sea en el suelo de una plaza londinense o en el Parque del Retiro, en Madrid, donde el mismísimo premio Nobel de Economía Joseph Stiglitz se dejó ver el pasado verano.

La idea no es nueva

Clase de Manuel Castells frente a los escalones de la catedral de St. Paul, en Londres.

A pesar del frío inmisericorde que enrojece las extremidades de todos los allí presentes, unos 200 estudiantes resisten estoicamente sentados en el suelo escuchando la conferencia de Castells “La crisis siempre llama dos veces”.

Un estallido de sirenas de la policía interrumpe brevemente el seminario. “Todavía no, déjenme acabar”, bromea el académico antes de proseguir.

Castells no vino a disertar sobre tecnologías de la información, eso lo dejó para su cita previa en el London School of Economics. Esta vez viene a hablar, entre otras cosas, de cómo los países occidentales están “seccionando” con programas de austeridad lo que llama “las raíces del conocimiento y de la productividad”, es decir, la educación y la investigación.

Autor del libro “Nuevas perspectivas críticas en educación” (1994), Castells forma parte de un grupo de académicos que aboga por una radical reforma del sistema de enseñanza. Algunos ya han trascendido la teoría y hace tiempo que pasaron a la acción.

La Universidad Popular de Caen, fundada en 2003 por el filósofo Michel Onfray en Francia, retomó un concepto desarrollado en el siglo XIX; la universidad popular, gratuita, abierta a todos, sin exámenes, donde prima el debate y el sentido crítico.

Con las nuevas tecnologías el concepto se extiende más allá, y en la clase de Castells no sólo participan los físicamente presentes sino también los virtuales.

A través de Twitter y Facebook, anónimos alumnos envían al académico sus preguntas online.

“¿Los movimientos occupy deberían pedir soberanía?, plantea un oyente-twittero.

Comentario:
Todo el mundo necesita aprender acerca de las conexiones que benefician a la sociedad y de una unidad mutua completa. La gente necesita saber cómo crear tal union en la sociedad, en la que tú te sientas como tú y los demás sean absolutamente un todo, en la cual te disuelvas  y dejes de percibir tu “yo”, y sólo sientas que hay “nosotros”. Esta es la más alta psicología humana.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *