Todos a bordo

En 2010 una grave inundación afectó al pueblo del Encanto y provocó un desastre de grandes proporciones. En la Ciudad de México los alumnos de la escuela Mártires de la Ortografía pensaron cómo ayudar a cientos de niños que habían perdido todo. “Tenemos que enviarles medicinas”, propuso Antonio, de 4°B. “Y cobijas”, añadió Martina, de 3°A. “También comida”, agregó Pablo, de 2°C. “¿Y cómo vamos a reunir eso?”, preguntó la señora Ximena, que hacía la limpieza. “¡Ya lo sé! —propuso Juan Carlos, de primero de secundaria—, haremos un número de baile y en vez de cobrar la entrada pediremos a los asistentes que traigan todo eso.” “¿A poco tú vas a bailar? Serás el único”, se burló Maruja, de 6°D. “Pues yo sí”, respondió él y al día siguiente se presentó con una grabadora y unos zapatos con corcholatas en la suela para hacer ruido sobre la madera.

barco;

A la hora del recreo entró al salón de actos y empezó a ensayar. Su mejor amigo, Javier, pensó: “No puedo dejarlo solo”. Dos niñas comentaron: “Vamos a enseñarles cómo moverse”. Pronto el salón de actos se convirtió en el lugar más animado de la escuela. Uno de los maestros se ofreció para dirigirlos. Las madres se pusieron de acuerdo para cortar y coserles trajes de marineros con sobrantes de tela, y algunos de los padres, que eran albañiles, juntaron restos de material para hacer una escenografía.

Finalmente llegó el día de la función. En el estreno todo lucía impecable: la cubierta del barco parecía real y todos estaban uniformados como auténticos navegantes. Empezó a sonar la música y los chicos se movieron como si fueran uno. Cuando terminó el espectáculo fueron a la taquilla y encontraron cientos de víveres, prendas y medicinas.

Al día siguiente fletaron un camión que los llevó al Encanto, donde los niños ya los esperaban. No sólo les entregaron las cosas, repitieron la función para alegrarlos. En medio del desastre los chicos de aquel pueblo sintieron que aquel barco de yeso y cartón los había rescatado.

 

Pensémoslo con nuestros hijos

  • ¿Cómo definirías a Juan Carlos, quien inició todo el plan?
  • ¿Por qué lograron inspirar a las demás personas de la comunidad?
  • ¿Su esfuerzo significó que sufrieran o se la pasaran mal?
  • ¿Piensas que la idea de moverse todos al parejo sirve sólo para el baile?

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *