¿Qué tan buen ejemplo de solidaridad somos?

La comunidad humana

Se dice que los humanos somos seres comunitarios. ¿Qué significa esto? Que formamos parte de la sociedad y que dependemos los unos de los otros para sobrevivir, desarrollarnos y crecer. Si soy solidario, ayudo a los demás, sí; pero sobre todo me ayudo a mí mismo, pues contribuyo a que el mundo donde vivimos sea un lugar mejor. Hay personas acostumbradas a aislarse; es decir, que se apartan de los demás y prefieren ocuparse de sus propios asuntos. A mucha de esa gente no le gusta cooperar, no se compromete y no sabe trabajar en equipo. Dicha actitud es contraria a la solidaridad, la que invita a relacionarse con otros: padres, amigos nuestros y de nuestros hijos, con nuestra familia y la nuestra pareja. Éste acercamiento nos compromete a servir a los demás y trabajar a su lado para lograr objetivos comunes.

comunidad

4 actividades para fomentar la solidad en nuestra familia

Nuestra familia, sin importar su composición, es un equipo donde los miembros colaboran para mantenerla unida y lograr metas para el beneficio de todos; metas como felicidad, estabilidad, armonía, salud y prosperidad. Como padres no debemos olvidar que la solidaridad familiar es un valor fundamental que refuerza los lazos afectivos y construye hogares sólidos.

  • Organicemos actividades familiares para toda la familia.
  • Busquemos artículos periodísticos sobre personas solidarias , leámoslo y comentémoslo en familia.
  • Dediquemos algún tiempo a prestar servicio comunitario.
  • Emprendamos proyectos en la casa, por ejemplo, pintar las paredes, y asignemos a cada habitante una tarea.

En el origen de la familia, solidaridad

Hace unos diez mil años, en Medio Oriente, surgió la agricultura como una nueva forma de vida sedentaria para los antiguos cazadores y recolectores nómadas. Con ella surgió también la familia y su esencia fue la solidaridad: los miembros debían permanecer juntos para apoyarse, cuidarse y quererse entre sí y, a la vez, formar una célula que, con el tiempo, sirvió como base para establecer estructuras clave como la comunidad, la sociedad, los pueblos y las ciudades, tal y como los conocemos hasta la fecha. Hoy, sin embargo, parecemos haber olvidado el valor fundamental de la solidaridad familiar. Nuestra familia nuclear está separada de nuestra familia extensa, muchas viven en permanente riesgo de disolverse o permanecen juntas sin un verdadero sentido del compromiso mutuo. Fortalezcamos los lazos entre los adultos y entre generaciones, emprendamos acciones comunes e invitemos a todos a participar. El desarrollo compartido fortalece los vínculos, acrecienta el cariño y es el primer paso para restaurar una comunidad deteriorada.

– See more at: http://www.fundaciontelevisa.org/valores/articulos-padres/padres-en-nosotros-nace-la-solidaridad/#sthash.Is2Aszku.dpuf

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *