La educación en manos de la familia

Mucho se habla del maestro, pero la educación de calidad empieza en casa.»

La educación de los hijos es primordial para construir un mundo mejor. Cada día vivimos en un mundo más violento donde cada uno tiene la obligación de sembrar una semilla de esperanza para el futuro.

El inicio de la formación del niño comienza en casa, esa es la educación que los padres inculcan desde pequeños a sus hijos.

Valores como el respeto, la sinceridad, lealtad, responsabilidad y otros más que van ligados con los que se observan en el hogar son la primera muestra para que el niño cumpla con las condiciones formativas del recinto familiar y con ello ingrese a la institución académica.

Para lograr una verdadera educación de los hijos es necesario dar lo mejor de ti como padre o madre. «La educación comienza por casa». ¿Cuántas veces no hemos estuchado esta frase?

En la actualidad, son muy pocos los padres de familia que complementan la educación de sus hijos en las escuelas, con tiempo de calidad con su familia, ya sea con lectura juntos, juegos que impliquen agilizar la escritura, conversaciones o juegos sobre ciencias o en diferentes campo. En realidad para tener hijos que les guste estudiar o, lo contrario, que no se apliquen al estudio, es porque simplemente como padres de familia no nos dedicamos a inculcar un verdadero valor de la educación, al aprendizaje.

Otra puede ser la historia si cada uno de nosotros tiene o se toma, por lo menos unas horas de dedicación exclusiva dentro de nuestros hogares a convertir el aprendizaje en una actividad  divertida, de conexión y amor en familia  e incluso acude a organizaciones dedicadas a ello.

Necesitamos pensar en nuestras prioridades, y pensar que de nada sirve enviar a los niños a la escuela, si no reforzamos su aprendizaje con amor y conocimiento compartido, que lo pueda entender desde el ambiente familiar. No se vale pensar que la educación es una tarea exclusiva  de los maestros de escuela, lamentablemente el ritmo de vida de los padres, muchas veces le sirve de excusa perfecta para atribuir éste comportamiento, pensemos más a fondo, las verdaderas necesidades de nuestros hijos y actuemos en consecuencia. 

familia

Cortesía:  http://mohaonline.blogspot.mx/2014_06_01_archive.html

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *