La educación debería ser más que impartir conocimientos

El diccionario nos dice que la educación es: “Acción y efecto de educar. Crianza, enseñanza y doctrina que se da a los niños y a los jóvenes.  Instrucción por medio de la acción docente.” Pero en un mundo en que el cincuenta por ciento de lo que aprendemos en el primer año de universidad es obsoleto e irrelevante al final del tercer año, ¿de qué sirven nuestras casas de estudio?

educacion

Más importante aún, con las crisis globales, ¿pueden los padres garantizar a sus hijos una educación superior?  Debido a que el mundo sufre de crisis recurrentes y multifacéticas, el sistema educativo debe adaptarse y preparar a la juventud para enfrentar el estado actual de las cosas.

Por consiguiente, el reto no es adquirir conocimientos, sino adquirir las habilidades sociales para ayudarnos a nosotros y a nuestros hijos a vencer la creciente enajenación, la sospecha y la desconfianza que enfrentamos día con día.  Para preparar a nuestros hijos para la vida en el Siglo 21, debemos enseñarles primero qué factores conforman nuestra realidad y qué podemos hacer para cambiarla.

No significa que la impartición de conocimientos deba detenerse, sino que estas lecciones deberían ser parte de un tema más amplio que enseñe a los alumnos a enfrentar el mundo que les aguarda. Deberían dejar las aulas preparados totalmente  para aprehender la realidad global y las fuerzas que la crean, para entender cómo pueden trabajar en beneficio de todos

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *