Estas substancias no las puedes mezclar

En el mundo ocurren más accidentes domésticos de los que realmente imaginamos. Muchos de ellos pueden ser evitados con solo saber que cosas no se deben hacer. Si evitas estas 13 combinaciones, te ahorrarás tiempo, dinero y una visita al hospital.

  1. Distintas marcas de baterías

Mezclar distintas marcas de baterías puede provocar que pierdan el ácido de su interior. La razón es que, durante la producción, los fabricantes utilizan diferentes compuestos químicos que producen distintos niveles de corriente eléctrica. Cuando una pila se queda sin su líquido, que está compuesto por diferentes metales, la otra puede continuar funcionando. Sin embargo, esta situación genera pérdidas que puede dañar el artefacto eléctrico.

leche

  1. Alcohol en gel con blanqueador

El alcohol en gel contiene etanol o alcohol isopropílico, y el blanqueador contiene hipoclorito de sodio. La combinación de ambos químicos produce cloroformo y ácido muriático, así como cloroacetona o dicloruro de etileno. Estos compuestos pueden producir daños en el sistema nervioso, pulmones, riñones, hígado, ojos y piel. Además, los altos niveles de cloroformo pueden causar mareos, náuseas, pérdida de conciencia e incluso la muerte.

  1. Amoniaco y blanqueador

Esta combinación es también muy peligrosa, ya que produce vapores que pueden causar daños severos en el sistema respiratorio. Y eso no es lo peor que podría ocurrir: las altas concentraciones de amoniaco producen una sustancia llamada hidracina líquida que es altamente toxica y potencialmente explosiva.

  1. Vinagre y blanqueador

Si le agregas un ácido débil al blanqueador, se generan vapores tóxicos de cloramina y cloro. Estos vapores podrían causar serias quemaduras en los ojos y graves daños en los pulmones.

  1. Vinagre y bicarbonato

El vinagre es ácido y el bicarbonato una base, por lo que juntos se neutralizan haciendo que la solución resulte inútil.

  1. Vinagre y agua oxigenada

Al mezclar estos dos productos en un recipiente, se obtiene ácido paracético. En concentración suficientemente alta, este químico puede irritar e incluso dañar la piel, ojos, garganta, nariz y pulmones.

  1. Pomelo y medicamentos

El pomelo contiene compuestos químicos que interfieren con algunas enzimas del estómago responsables de sintetizar ciertos tipos de medicamentos. En consecuencia se produce un incremento en los niveles sanguíneos de ciertos químicos, que pueden producir una sobredosis mortal.

  1. Alcohol con Ibuprofeno

Consumir ibuprofeno con el estómago vacío puede provocar daños en el tejido estomacal. El cuadro puede empeorar si se le agrega alcohol, ya que esta sustancia estimula el proceso dañino. El daño causado al tejido estomacal provoca hemorragias internas, úlceras y otras problemas severos.

  1. Alcohol y paracetamol

El consumo regular de alcohol provoca que el cuerpo produzca ciertas enzimas que interactúan de forma negativa con el paracetamol. Las reacciones de estos productos mezclados pueden provocar daños en el hígado e incluso pueden llegar a ser letales. Solamente en Estados Unidos, 200 personas mueren cada año, víctimas de esta combinación letal.

  1. Lácteos y antibióticos

Los lácteos son ricos en calcio, y a pesar de ser muy bueno para los huesos, la interacción con los antibióticos es más que perjudicial, ya que el calcio evita que los antibióticos sean absorbidos por el cuerpo, reduciendo sus efectos.

Los antibióticos que se ven más afectados por el consumo de lácteos, son: ciprofloxacina, levofloxacino y tetraciclina.

  1. Leche y bebidas energizantes

El ácido de la bebida energizante se mezcla con proteínas de la leche, causando que la leche se corte rápidamente. El resultado suele ser siempre el mismo:  regurgitación inmediata…

  1. Retinol con ácido glicólico ácido alfa hidroxilo

Aunque estos dos ácidos de tratamiento facial pueden hacerte ver más joven, mezclarlos es una mala idea. El ácido glicólico tiene un pH diferente al Retinol, por lo que cuando al combinarse, el primero se vuelve dominante, reduciendo considerablemente los efectos del segundo. Además puede causar irritación cutánea.

  1. Retinol y luz solar

Investigaciones recientes han demostrado que el Retinol puede ser tóxico cuando se expone a la luz solar, aumentando el riesgo de padecer quemaduras por el sol. Es recomendable que solo lo utilices por las noches o, si elijes utilizarlo durante el día, también te coloques protección solar y evites la exposición directa al sol.

Cortesía:  Todomail 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *