Proyección de Nosotros mismos

 

Somos como una caja cerrada con cinco sentidos para, ver, oír, gustar, oler, sentir. Todo lo que percibimos pasa a través de los filtros de nuestra mente, lo que hemos aprehendido, nuestros condicionamientos por las experiencias vividas, a través de nuestros prejuicios, y vemos realmente lo que queremos ver. Consideren, por ejemplo cómo ve nuestro ojo, según la enciclopedia:  “El ojo es el órgano de la visión. Se compone de un sistema sensible a los cambios de luz, capaz de transformar éstos en impulsos nerviosos…La luz penetra a través de la pupila, atraviesa el cristalino y se proyecta sobre la retina, donde se transforma, gracias a unas células llamadas foto receptoras, en impulsos nerviosos, que son trasladados, a través del nervio óptico, hasta el cerebro.” Como pueden leer se trata de ondas de luz, que nuestro cerebro interpreta.  Y sobre nuestro oído, “El sonido es un fenómeno físico que captan nuestros oídos. El sonido es producido por un movimiento vibratorio… transmite sus oscilaciones a las partículas de aire vecinas, las cuales, sin trasladarse, es decir, sin producir viento, provocan a su vez las oscilaciones de otras partículas de aire, y de este modo se propaga la perturbación, o sea, la vibración… en forma de ondas sonoras; son ondas porque, como vemos, la perturbación se propaga sin que se trasladen las partículas del medio, en este caso el aire. Estas ondas sonoras son longitudinales, y esto es importante porque podremos así diferenciarlas de otras ondas de distinto sentido vibratorio.” 

Inquietante, ¿no es así? ¿Qué hay afuera de la caja? Lo que realmente nos mueve a pensar que al ejercer nuestros cinco sentidos, debemos reflexionar que solo tenemos esa parte de la realidad que vemos, por lo tanto, lo mejor es que juzguemos siempre favorablemente a todos los demás, con empatía en todas las situaciones.  

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *