Cápsulas de educación: la humildad

Para construir hombres y mujeres humildes, y los adultos responsables deben considerar esta tarea como una de sus misiones más importantes. Formar una familia y mantenerla unida es un acto de amor y de compromiso, pero también un acuerdo práctico de ayuda mutua. En ese acuerdo es fundamental conocer y reconocer las limitaciones de sus integrantes, pero también las propias, y trabajar juntos para superarlas en un modelo vertical que elimine la ofensa, el desprecio y el autoritarismo. Deben evitarse las críticas de un miembro frente a los otros, las comparaciones que busquen devaluar,pero también los elogios desmedidos o fuera de lugar. En ese proceso, adultos y mayores aprenderemos que tenemos ciertas capacidades y carecemos de otras, pero que estamos juntos en un esfuerzo común en el que resulta indispensable reafirmar a los otros miembros en lo que realmente valen. 
“Agradece a la llama su luz, pero no olvides el pie del candil que, paciente, la sostiene.” Rabindranath Tagore (1861-1941)
ROSTRO DE HUMILDAD

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *