Cápsulas de educación: la generosidad

Para construir hombres y mujeres generosos, los adultos responsables deben considerar esta tarea como una de sus misiones más importantes. La idea de fundar una familia parte del valor de la generosidad. En el esquema tradicional dos personas deciden compartir sus vidas: darse entre sí lo mejor que tienen y avanzar juntas por el camino. Luego generan nuevas vidas, el mayor acto de generosidad que existe. Sin embargo, la generosidad no debe limitarse al inicio de esos procesos, sino mantenerse viva a lo largo de toda la vida en común, durante el proceso educativo de los chicos: escuchando, hablando, generando nuevas habilidades, creciendo juntos todos. La fórmula se extiende a los demás modelos familiares. La vida en común no significa nada en sí misma: hay que llenarla de sentido dando lo mejor que tenemos y recibiendo lo que necesitamos.
“El que es generoso prospera, el que da también recibe.” Proverbios 11: 24-25
acto-generosidad

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *